Accidentes domésticos más comunes

accidentes domésticos más comunes

Si hay un lugar donde la mayoría nos sentimos a salvo, ese es nuestro hogar. Por desgracia, nuestra propia vivienda también puede ser el escenario de accidentes domésticos que pueden ocurrir en cualquier momento y por diferentes motivos. ¿Quieres saber cuáles son los accidentes en casa más habituales? Te los mencionamos a continuación.

¿Qué es un accidente en el hogar?

Un accidente del hogar se define como un acontecimiento inesperado que se da en la casa propiamente dicha, así como en zonas pertenecientes a la misma, como patios, jardines, azoteas, garajes o escaleras. El resultado de los accidentes en casa pueden ser daños, lesiones, otros riesgos para la salud o fallecimiento en el entorno doméstico.

Los grupos poblacionales más propensos a sufrir accidentes en el hogar son los ancianos, los niños y las amas de casa. Es tan elevado el número diario de estos eventos imprevistos, que los accidentes domésticos son considerados una de las principales causas de fallecimiento en los países de Europa, estando muy a la par con enfermedades cardiovasculares o el cáncer.

Principales causas de accidentes en el hogar

Las principales causas de accidentes en el hogar pueden tener diferente origen. Entre ellas, destacan:

  • El desconocimiento o la infravaloración de los riesgos presentes en la vivienda.
  • Despistes.
  • Cualquier enfermedad que altere las facultades mentales, por mínimo y pasajero que sea ese estado.
  • Falta de medidas de protección.
  • Inexperiencia.
  • Cansancio y/o estrés.
  • Ausencia de infraestructuras de seguridad.
  • Hacinamiento por amontonamiento de objetos o acumulación de individuos o animales.
  • Ingesta de alcohol y/o drogas.

Teniendo en cuenta que un accidente del hogar no se puede predecir y sus consecuencias pueden ser fatales, contar conun seguro de vida es una garantía para proporcionar seguridad económica y tranquilidad, incluso en los momentos más inesperados.

Tipos de accidentes en casa

Una de las formas de clasificar los diferentes tipos de accidentes en casa es agrupar dichos accidentes en categorías generales, basándonos en la naturaleza de la lesión o el tipo de riesgo. De esa manera, los tipos de accidentes en el hogar se podrían agrupar así:

  • Físicos: caídas, cortes, golpes, contusiones, heridas…
  • Accidentes eléctricos: incendios eléctricos, lesiones por electricidad como quemaduras…
  • ** Incidentes químicos**: ingestión accidental de sustancias tóxicas, exposición a gases peligrosos, intoxicación por productos de limpieza…
  • Accidentes acuáticos: ahogamientos en piscinas y peligros en bañeras.
  • De cuidado personal: lesiones durante ejercicio físico en casa, quemaduras en la cocina…
  • Incidentes por fuego: en las cocinas, uso incorrecto de fuentes de calor y velas, etc.
  • Accidentes infantiles: caídas desde muebles, ingestión accidental de pequeños objetos…

Vista esta clasificación de tipos de accidentes en casa, veamos ahora cuáles son los accidentes más comunes en el hogar, de manera mucho más concreta.

10 Accidentes domésticos más frecuentes

Dado que nadie está exento de tener un accidente en el hogar, por leve que sea, lo más importante será tener presentes cuáles son los riesgos domésticos más frecuentes para intentar evitarlos lo máximo posible.

1. Cortes y heridas

Los cortes y las heridas son uno de los accidentes en casa más habituales debido a que convivimos día a día con tijeras, cuchillos y otros objetos punzantes.

Para poder prevenir cortes y heridas con estos objetos es importante usarlos de forma segura:

  • Por ejemplo, no empleando los cuchillos para hacer otros trabajos que no sean específicos de la cocina.
  • También es esencial revisar bien los platos y vasos que estén rotos para deshacernos de ellos. Por supuesto, es crucial que los niños no tengan acceso a estos objetos.

2. Caídas

Las caídas son otra de las principales causas de accidentes en el hogar. Pueden darse en cualquier parte de la casa, siendo muy peligrosas, especialmente, en las escaleras, los baños y las caídas desde alturas como balcones y ventanas.

  • Es importante tener siempre los pisos limpios y libres de obstáculos, ya que cualquier mínimo objeto mal puesto puede hacernos perder el equilibrio y caer.
  • Instalar luces para que todos los espacios estén bien iluminados.
  • Usar barandas en las escaleras.
  • Colocar alfombras antideslizantes en zonas propensas a mojarse también puede ayudar reducir los riesgos de caídas.

3. Quemaduras

Otro de los accidentes más frecuentes en el hogar son las quemaduras. Estas pueden darse** mientras hacemos la comida, planchamos o manipulamos objetos que están calientes**. Por ejemplo, al introducir las manos en el horno sin protección o tocar una estufa encendida. Todas estas tareas cotidianas pueden ser motivo de múltiples quemaduras de diferente gravedad.

Es importante no descuidar la atención cuando hacemos las tareas domésticas, prestando mucha atención si los menores están cerca.

Además, cabe recalcar que algunas de estas tareas pueden derivar en incendios, por lo que es fundamental comprobar que los detectores de humo estén funcionando correctamente. Asimismo, contar con un seguro de hogar puede ser la salvación ante aquellos casos en los que el incendio no se haya podido evitar.

4. Atragantamiento

Un atragantamiento se da cuando se obstruyen las vías respiratorias y alimentarias. Este puede darse por una alimentación desprevenida, por ejemplo, al tragar un trozo de comida muy grande y/o sin masticarlo bien. También sucede mucho en los niños cuando ingieren un objeto no apto para consumo. Por ejemplo, cuando el pequeño se traga una pieza de juguete.

  • Sobre todo en el caso de los menores es crucial que estos no tengan acceso a elementos de tamaño reducido que puedan llevarse a la boca.
  • Además, frente a las comidas, siempre es importante cortarla en trozos pequeños y masticar bien antes de tragar.

También es posible que esto ocurra en caso de los adultos. Para ello, saber técnicas de primeros auxilios puede ayudar. Sin embargo, para prevenirlo, comer de manera consciente y masticar bien los alimentos.

5. Intoxicaciones y envenenamientos

Otro de los accidentes más comunes en el hogar son las intoxicaciones y los envenenamientos. Este riesgo puede estar presente por diferentes causas, como por ejemplo:

  • Inhalación de productos de limpieza.
  • Ingesta de medicamentos sin un control médico.
  • Abuso de bebidas alcohólicas.
  • Consumir alimentos en mal estado.

Para evitar este tipo de altercados, es importante que almacenes esos productos en lugares seguros y fuera del alcance de los niños. Además, conserva los productos en su envase original o etiquétalos de forma adecuada, sobre todo los productos químicos. También sigue siempre las instrucciones de uso. Respecto a los medicamentos y alimentos, desecha los que estén caducados segun aparezca en su etiqueta y en mal estado.

6. Ahogamientos

Los ahogamientos en el hogar son otro tipo de accidente ordinario y se pueden dar en piscinas o bañeras. Vigilar a los más pequeños cuando se están dando un baño, así como a las personas que no saben nadar cuando están en la piscina es vital, puesto que el más mínimo descuido podría ser fatal.

Instalar verjas alrededor de la piscina puede ser un método de seguridad, así como evitar dejar baldes llenos de agua por zonas donde transiten los más pequeños.

7. Electrocución

Las lesiones producidas por electricidad pueden ser el resultado de:

  • Electrodomésticos en mal estado.
  • Cables desgastados.
  • Sistemas de alargues sobrecargados.
  • Enchufes defectuosos.

Es aconsejable revisar de forma regular los cables, aparatos eléctricos y enchufes para comprobar que no haya defectos. Además, es importante no sobrecargar las regletas y adaptadores.

8. Golpes y contusiones

Siguiendo con los accidentes más comunes en el hogar, también cabe mencionar los golpes y las contusiones. La gravedad de estos accidentes puede variar y, además, pueden ser resultado de muchas causas. Por ejemplo, el choque contra muebles o los tropiezos con objetos dispersos. Para evitar los golpes y las contusiones en el hogar, la organización correcta del mobiliario es esencial, además de asegurarte de que todas las áreas de tránsito tengan un diseño que facilite los desplazamientos.

Usar protectores de esquinas para aquellos muebles más prominentes, así como la colocación de alfombras antideslizantes en las zonas de más tráfico de la casa, pueden servir como precauciones extra. Por otro lado, además de los seguros de vida, el seguro de accidentes también es una opción a valorar para tener cubiertas posibles consecuencias derivadas de percances domésticos, como los golpes contusiones.

9. Inhalación de gases tóxicos

Otro accidente del hogar que puede ser muy peligroso es la inhalación de gases peligrosos, como el monóxido de carbono.

Para prevenir este tipo de amenaza en el entorno doméstico es esencial instalar detectores de monóxido de carbono y gas y así detectar posibles fugas. Estos dispositivos tendrán que ser verificados con regularidad para asegurar su buen funcionamiento. Por otro lado, los sistemas de calefacción y chimeneas también deben seguir un mantenimiento periódico.

10. Incendios y explosiones

Los incendios y las explosiones son otros riesgos bastante significativos en el hogar, los cuales demandan mucha atención en materia de seguridad.

  • Con el fin de prevenir los incendios hay que evitar sobrecargar enchufes, usar cables en buen estado e implementar prácticas seguras cuando estés cocinando. De la misma manera, hay que apagar las estufas cuando no estén vigiladas y manipular correctamente las velas y otras fuentes de calor.
  • En lo referente a las explosiones, es importante que los tubos de gas estén en buenas condiciones y almacenar y manejar correctamente cualquier producto inflamable.

Otros riesgos en el hogar

Además de los accidentes en casa más comunes, hay otros riesgos que se pueden dar en nuestro hogar que también pueden resultar peligrosos:

  • Deslizamiento de muebles.
  • Atrapamiento de una parte del cuerpo.
  • Picaduras de insectos venenosos.
  • Alergias alimentarias.
  • Quemaduras solares.
  • Accidentes relacionados con la climatología que afectan a la vivienda y, consecuentemente, a sus habitantes.

Recuerda que aunque no siempre es posible evitar estos accidentes en el hogar, tomar medidas de seguridad y las precauciones adecuadas reducirá considerablemente los riesgos. Y si por si eso no fuera suficiente en algún caso, proteger a los tuyos con un seguro de vida familiar es una manera responsable de asegurar su bienestar futuro.

Calcular mi precio con oferta Calcular mi precio con oferta