Activos y pasivos financieros: ¿Qué son?

Activos y pasivos financieros

Los términos activo y pasivo financiero se utilizan con frecuencia en el ámbito de la inversión y el ahorro, pero no todo el mundo tiene claro qué significan, exactamente, cada uno de estos. Si eres de ese grupo de personas qie no tiene claros estos conceptos, has llegado al artículo indicado, pues a lo largo de este hablaremos, de forma detallada, pero seniclla, de qué son los activos y pasivos financieros, para qué sirven y mucho más.

Definición de activos y pasivos financieros

Aunque se suele hablar en conjunto de ellos y de la relación entre activos y pasivos financieros, son productos completamente diferentes.

¿Qué es un activo financiero?

Los activos financieros, como se puede deducir por su nombre, son instrumentos financieros que funcionan de forma “activa”, es decir, que la posesión de los mismos genera una rentabilidad. Es muy probable que conozcas activos financieros y ni siquiera supieras que lo son, pero no te preocupes, más adelante en este artículo hablaremos de ellos.

¿Qué es un pasivo financiero?

Por el otro lado están los pasivos financieros, que son todo lo contrario a los activos anteriormente mencionados. Se considera pasivo financiero a una deuda adquirida por una entidad y que se debe devolver en un tiempo estipulado. Los bancos son los principales emisores de pasivos financieros, aunque existen empresas y entidades de crédito que también lo hacen.

Tipos de activos y pasivos financieros

Ahora que ya conoces lo que son los productos financieros activos y pasivos, es momento de que hablemos de los diferentes tipos que existen. Debido a la gran variedad de productos financieros que existen, estos se agrupan en base a ciertos criterios, pues es la mejor forma de clasificarlos. A continuación, hablaremos y daremos algunos ejemplos de los activos y pasivos financieros que existen.

Tipos de activos financieros

Se pueden diferenciar varios tipos en función del criterio utilizado para clasificarlos.

Según el tipo de renta:

  • Renta fija: Emitidos por empresas que necesitan financiación, este tipo de activos aseguran una rentabilidad garantizada del 100%. Por regla general, no es una rentabilidad alta, pero es segura. Un claro ejemplo de este tipo de activo financiero son los bonos del estado.
  • Renta variable. En este caso, no hay garantía de que el producto adquirido vaya a dar rentabilidad, de hecho, en el peor de los casos, se podría llegar a perder la inversión realizada. Las acciones son el tipo de activo de renta variable más utilizado.

Según el plazo de vencimiento:

  • A corto plazo: Este tipo de activos se rentabilizan en un plazo inferior a 12 meses, que es lo considerado como corto plazo. La rentabilidad es baja y el riesgo también. Un plazo fijo de un año sería un buen ejemplo de activo financiero a corto plazo.
  • A medio-largo plazo: Los activos que se rentabilizan en un plazo mayor entran dentro de este grupo. Debido a que a largo plazo pueden ocurrir muchas cosas, el riesgo de estos productos suele ser mayor. Los acciones y bonos o los depósitos bancarios a largo plazo son algunos ejemplos de activos financieros.

Tipos de pasivos financieros

A la hora de clasificar los pasivos financieros solo se utiliza un criterio, la vigencia y plazo en que deben devolverse:

  • A corto plazo: Son aquellas deudas que deben devolverse en menos de un año. Un ejemplo puede ser la deuda que un vendedor tenga con el proveedor que le trae los productos, pues esta deberá ser devuelta, por regla general, en un corto plazo de tiempo.
  • Largo plazo: Son aquellas deudas que se pueden devolver en un plazo superior a un año. De todos los pasivos financieros que existen, los préstamos hipotecarios y, en general, todos los tipos de créditos bancarios, son los más populares.
  • Diferido: Este tipo de pasivo es diferente a los anteriores. Los pasivos diferidos se refieren a cantidades de dinero cobradas antes de realizar un servicio o dar un producto. El que recibe el pago tendrá que desempeñar una labor o servicio en un plazo determinado. Aquí se incluyen los intereses, comisiones, honorarios…

Diferencia entre activos y pasivos financieros

Aunque hemos hablado en detalle de cada tipo de producto financiero, en este apartado vamos a centrarnos en hablar de sus diferencias, pues de esta forma entenderás, aún mejor, en qué consisten cada uno de ellos.

La principal diferencia entre ambos es que los activos financieros generan beneficio y, por tanto, aumentan la riqueza, mientras que los pasivos hacen todo lo contrario, suponen un gasto y, por tanto, reducen riqueza.


La otra diferencia es cómo se obtienen: Los activos podrá adquirirlos siempre que tengas capital suficiente para hacerlo (si no lo tienes, puedes ayudarte de los pasivos financieros), mientras que, para obtener un pasivo, es necesario que cumplas ciertos requisitos, que vendrán dados por la entidad emisora de dicho producto.

Para que un banco o cualquier otra entidad, te conceda cualquier tipo de préstamo, que es el principal tipo de pasivo financiero que existe, tiene que estar seguro de que podrás devolvérselo en el plazo establecido, de ahí que la persona tenga que cumplir ciertos requisitos económicos y laborales.

Relación entre activos y pasivos financieros

Normalmente, los conceptos de activo y pasivo financiero van de la mano y es que, aunque sean diferentes, existe una gran relación entre ambos. De hecho, no existiría uno sin el otro, pues, en el mundo real, la mayoría de activos se adquieren gracias a los pasivos.

Para poder adquirir un activo financiero con el que generar beneficios, es necesario tener dinero. La cantidad de dinero que se necesita para adquirir ciertos activos es demasiado alta y la gente tiende a pedir préstamos, es decir, pasivos financieros. De esta manera, la persona devuelve el préstamo, en un plazo determinado y, una vez liquidado, poseerá totalmente el activo y podrá empezar a obtener una rentabilidad total del mismo.

Por supuesto, existe la posibilidad de adquirir activos financieros sin necesidad de pasivos, pero, para la inmensa mayoría de personas, esto no es posible.

Conocer en detalle los diferentes productos financieros que existen, sus ventajas y desventajas es clave para poder utilizarlos de forma adecuada y así sacarles el mayor provecho posible.

Calcular mi precio con oferta Calcular mi precio con oferta