Impuesto de Sucesiones de no residentes: ¿cuándo se paga?

Pagar el impuesto de sucesiones para no residentes

Todas las personas que reciben una herencia o donación en España deben pagar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Pero para las personas sin residencia en el país, existe una tributación especial.

¿Y quiénes son considerados “no residentes”? Para la legislación española, un no residente es una persona física que no tiene su residencia fiscal en España o que pasa menos de 183 días al año en el territorio español.

En este artículo te contaremos todo sobre el impuesto de sucesiones para no residentes: cuándo se debe pagar, cómo se calcula, qué normativa lo regula y cómo liquidar este impuesto.

¿En qué casos aplica el impuesto de sucesiones para no residentes?

El Impuesto de Sucesiones para no residentes en España hace referencia a la tributación de una persona que recibe una herencia o donación, pero que no tiene su residencia fiscal en el territorio español. Se trata de una normativa especial para cuando existen herederos forzosos o beneficiarios de donaciones en el extranjero. Existen 3 situaciones en las que se debe pagar el Impuesto de Sucesiones de no residentes en España:

  1. Herencias y seguros de vida de residentes españoles

Cuando el causante reside en España, pero el beneficiario tiene su residencia fiscal en el extranjero se aplica el Impuesto de Sucesiones de no residentes. Durante el reparto de una herencia se definen los herederos legítimos y si estos residen en el exterior tienen la obligación de pagar impuestos en España, pero en ningún caso los no residentes pierden el derecho a la herencia.

  1. Herencias y seguros de vida en España de no residentes

Cuando los bienes o derechos están en España, pero ni el causante ni los beneficiarios residen en el país, se aplica este impuesto. Es importante conocer si existen acuerdos internacionales entre España y el país del heredero, para evitar la doble imposición.

  1. Donaciones a no residentes

Cuando el donante reside en España, pero el beneficiario reside en el extranjero, se utiliza el ISD de no residentes. La tasa de impuesto aplicable a estas transmisiones dependerá de la Comunidad Autónoma de residencia de los donantes.

¿Cómo se calcula el ISD no residentes?

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones es un tributo directo y subjetivo, que grava sobre los incrementos patrimoniales que se obtienen mediante herencia o donación.

Lo primero que debemos tener en cuenta para calcular el Impuesto de sucesiones no residentes es la base imponible. Se obtiene restando las cargas, deudas y otros gastos deducibles al valor real de los bienes y derechos obtenidos.

Sobre esta base imponible se aplican distintos porcentajes dentro de la escala de tipos Impuesto Sucesiones no residentes: desde 0% hasta 42%. Esta tasa se fija teniendo en cuenta la relación de parentesco, el valor de los bienes y derechos recibidos, y la normativa aplicable, por lo que el Impuesto de Sucesiones de no residentes varía enormemente.

¿Qué normativa se aplica?

Para residentes españoles el ISD es un impuesto autonómico, pero para pagar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones de no residentes se aplica la normativa estatal.

Sin embargo, hay algunas excepciones en las que se utiliza la legislación de cada Comunidad Autónoma para determinar el Impuesto de Sucesiones no residentes en España:

  • Si el causante es residente español, se aplicará la normativa de la CA de residencia.
  • Cuando hay inmuebles, se puede aplicar la normativa de la CA en donde radican.
  • En el caso de bienes y derechos, se aplica la normativa de la CA en la que mayor tiempo han estado situados en los últimos 5 años.

Es importante conocer la normativa aplicable para saber cómo liquidar un Impuesto de Sucesiones no residentes y encontrar la situación impositiva más favorable para los beneficiarios.

¿Cómo se paga el Impuesto de Sucesiones de no residentes?

Si te preguntas dónde se presenta el Impuesto de Sucesiones de no residentes, este se realiza mediante autoliquidación en la AEAT (Agencia Estatal de Administración Tributaria). La presentación puede ser presencial o telemática, mediante la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria.

Para pagar este impuesto, se deberá presentar el modelo de autoliquidación que corresponda (650, 651 o 655) según la operación: sucesión, donación o extinción de un usufructo. Y además del modelo correspondiente, hay otros documentos a presentar para el Impuesto de Sucesiones no residentes.

En herencias o extinción de usufructo, se requiere: escritura de aceptación de herencia, inventario de bienes y herederos, certificado de defunción, certificado del Registro General de Actos de Última Voluntad, y el testamento o declaración de herederos.

Y en el caso de las donaciones la documentación necesaria para liquidar este impuesto es: escritura de donación o documento privado de donación y documento de los donatarios.

Otro requisito para el para la presentación y pago del Impuesto de Sucesiones aplicable a no residentes en España es contar con NIF o un representante legal en el territorio español. Un representante es necesario cuando el beneficiario reside en estados que no forman parte de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo.

Plazos para presentar el Impuesto de Sucesiones (no residentes)

Para las herencias tramitadas en España, el heredero no residente dispone de 60 días para iniciar el procedimiento. Este proceso puede realizarse en España o a la distancia, desde el consulado del país de residencia habitual del heredero.

Al igual que los herederos residentes, el Impuesto de sucesiones para no residentes en España debe ser presentado y pagado en un plazo máximo de 6 meses desde la fecha de defunción. Sin embargo, se puede obtener una prórroga de 6 meses más si se la solicita.

En el caso de donaciones, hay que tener más cuidado con cuándo se presenta un Impuesto de Sucesiones de no residente. Dispones de 30 días hábiles desde que se recibe la donación para realizar la autoliquidación de este impuesto.

A continuación detallamos cuáles son los 3 modelos que debes presentar para la autoliquidación del Impuesto de Sucesiones de no residentes.

Modelo 650: herencias y seguros de vida

En el caso de herencias, legado u otro título sucesorio se debe presentar el Modelo 650 para pagar el Impuesto de Sucesiones no residentes en España. Este modelo también aplica para los beneficiarios no residentes de seguros de vida, cuando el contratante sea una persona distinta del beneficiario.

Modelo 651: donaciones de dinero

El Modelo 651 se debe presentar para la autoliquidación del Impuesto de Sucesiones no residentes en casos de donaciones de dinero o adquisiciones “inter vivos”.

En el caso de recibir dinero del extranjero de distintas personas, pero a un mismo beneficiario, se debe rellenar un Modelo 651 por cada uno de los donantes. Esto es muy habitual en donaciones de padres a hijos que residen en el exterior.

Modelo 655: extinción de un usufructo

Y por último, el Modelo 655 debe presentarse para pagar el Impuesto de Sucesiones no residentes en España en los casos de consolidación del dominio de una nuda propiedad.

Al realizarse una transmisión del bien (por sucesión o donación), se produce una extinción del usufructo y el nuevo nudo propietario no residente debe realizar la consolidación del dominio y la liquidación del impuesto correspondiente.

Calcular mi precio con oferta Calcular mi precio con oferta