Etapas de la vida financiera, ¿cuáles son?

Las 6 etapas de la vida financiera

La vida financiera empieza cuando ingresamos al mundo del dinero, ya sea con nuestra primera paga o nuestro primer salario. Este recorrido está marcado por diversos periodos que pueden definirse por los desafíos económicos y las metas que enfrentamos en cada fase de nuestra vida.

Por ello, en este post te explicaremos cuáles son las etapas de la vida financiera de una persona y cuáles son los retos que enfrentamos en cada una.

¿Qué es vida financiera?

La manera en la que utilizamos el dinero no siempre es la misma, puesto que nuestras necesidades van variando a lo largo de nuestra existencia. De ahí que la vida financiera, como concepto, hace referencia a las etapas que explican cómo cambian las prioridades respecto a nuestras finanzas, en función de nuestras circunstancias vitales.

Por ejemplo, las decisiones financieras que un niño toma al usar el dinero que recibe de sus padres como paga semanal son totalmente diferentes de las decisiones que toma un adulto con su sueldo mensual. De ahí que, conforme vamos creciendo, sea indispensable elaborar un presupuesto familiar para gestionar eficazmente todos los gastos.

Importancia de la educación financiera para la vida

Tener una buena educación financiera es uno de los procesos más complicados e importantes a los que se enfrenta cualquier persona. Y es que, la relevancia de esta se podría resumir en los siguientes puntos:

  • Es crucial para tomar decisiones informadas y responsables sobre el dinero.
  • Ayuda a comprender conceptos como presupuesto, ahorro o inversión
  • Permite establecer metas económicas a corto, mediano y largo plazo.
  • Capacita para enfrentar emergencias financieras y planificar para el futuro.
  • Promueve hábitos financieros saludables desde una edad temprana.
  • Proporciona herramientas para navegar por las distintas etapas del ciclo de vida financiera.
  • Contribuye a la construcción de un futuro económico sólido.
  • Facilita la toma de decisiones financieras, informadas y estratégicas, a lo largo de la vida.

Las 6 etapas de la vida financiera

Como hemos mencionado, el ciclo de vida financiero incluye una serie de fases o etapas que van cambiando conforme vamos creciendo y nuestra situación económica varía. Por lo tanto, basándonos en esto, se pueden diferenciar 6 etapas de la vida financiera. Veámoslas.

Etapa 1: formación

Esta primera etapa abarca desde el nacimiento hasta los 18 años de edad. Durante este periodo, estamos inmersos en un proceso continuo de aprendizaje y desarrollo personal que sienta las bases para nuestro futuro comportamiento financiero. Por lo tanto, durante esta etapa:

  • Se moldea la relación de una persona con el dinero
  • Se establecen hábitos financieros que pueden perdurar toda la vida.

Asimismo, en estos años formativos comenzamos a comprender conceptos básicos sobre el valor del dinero y la importancia del ahorro. Y todo ello a través de la introducción gradual en el mundo de las transacciones financieras, ya sea a través de asignaciones de dinero por parte de sus padres, pequeños trabajos ocasionales, actividades de ahorro como huchas, etc.

Etapa 2: independencia

Esta ocurre entre los 19 y los 30 años de edad, un periodo que marca un hito significativo en la vida de una persona, porque comienza a tomar decisiones financieras más autónomas y a definir su propio camino económico. Es decir, empieza su independencia económica.

Durante esta fase, solemos ingresar al mundo laboral, lo que conlleva la obtención de nuestros primeros ingresos regulares. Es un momento de transición en el que se experimenta la libertad financiera y se asumen responsabilidades económicas más amplias.

Uno de los aspectos clave de esta etapa es la gestión de los ingresos y gastos, pues los jóvenes adultos comienzan a enfrentarse a una serie de gastos nuevos que llevan a tomar decisiones sobre cómo asignar los recursos financieros. Los más habituales son el pago de un alquiler, los gastos de un préstamo hipotecario, el transporte, la alimentación, etc.

En cuanto al ahorro, en esta etapa suele ser más orientado a metas a corto plazo, como la compra de un coche, la realización de un viaje o la creación de un fondo de emergencia.

Etapa 3: crecimiento profesional

La tercera de las 6 etapas de la vida financiera abarca desde los 31 hasta los 45 años de edad, aproximadamente. Durante este periodo, las personas suelen experimentar un aumento significativo en sus ingresos a medida que avanzan en sus carreras profesionales y alcanzan mayores niveles de estabilidad laboral.

Ahora bien, este incremento de los ingresos también se ve reflejado en los gastos, que suelen estar relacionados con el estilo de vida. Esto lleva a que el ahorro adquiere un nuevo enfoque, centrándose en el aumento del patrimonio familiar y la seguridad financiera a largo plazo. Además, se establecen metas de ahorro más ambiciosas, que pueden incluir la inversión en educación universitaria para los hijos o la acumulación de fondos para la jubilación.

Etapa 4: consolidación profesional

Esta fase comprende desde los 46 hasta los 55 años. Es un periodo en el que las personas han alcanzado un nivel significativo de estabilidad en sus carreras, así como la consolidación de los ingresos y del patrimonio familiar.

Durante esta etapa se comienza a hacer una planificación para la jubilación, pues a medida que se acerca la vejez, se vuelve fundamental comenzar a ahorrar e invertir de manera más agresiva para garantizar un retiro cómodo y seguro. Esto suele implicar:

  • La revisión de un plan de jubilación existente
  • La exploración de opciones adicionales de ahorro e inversión, como cuentas IRA o inversiones en el mercado de valores.

Asimismo, en esta etapa muchos individuos tienen la capacidad de pagar deudas y liquidar préstamos más fácilmente.

Etapa 5: fase de estabilización

Esta penúltima fase comprende desde los 56 hasta los 65 años, aproximadamente. En este grupo de edad, muchos de los individuos han alcanzado ya su pico profesional y están disfrutando de una estabilidad en sus carreras laborales. Esto se traduce en ingresos estables y, en algunos casos, en una reducción en las preocupaciones relacionadas con la seguridad laboral.

Al mismo tiempo, los gastos tienden a disminuir e incluso se han alcanzado ciertos hitos financieros, como terminar de pagar la hipoteca de la vivienda habitual.

También es crucial pensar en la jubilación, lo que suele implicar evaluar las opciones de planificación de jubilación disponibles, revisar las cuentas de ahorro, los planes de inversión, y establecer metas financieras enfocadas al retiro.

Etapa 6: etapa dorada

La última etapa del ciclo de vida financiera va desde los 65 años en adelante. En esta se produce una transición importante hacia la jubilación y una disminución significativa en los ingresos derivados del trabajo activo.

Para muchas personas, la etapa dorada representa un periodo de merecido descanso y disfrute después de décadas de trabajo. Sin embargo, el desarrollo de esta y la calidad de vida dependerán en gran medida de la planificación financiera que se haya realizado en etapas anteriores.

Es fundamental maximizar los ingresos disponibles, ya sea a través de las pensiones, de planes de jubilación o de inversiones. También hay que tener en cuenta que factores como la inflación y los gastos médicos adicionales asociados con el envejecimiento pueden afectar directamente a la economía durante esta última fase.

Cómo organizar mi vida financiera

Para tener una vida financiera sana tienes que tratar de equilibrar el disfrute del presente con la planificación para el futuro, adoptando hábitos financieros saludables y manteniendo una mentalidad de crecimiento. Esto te permitirá disfrutar de la paz mental y la seguridad que proviene de tener el control de tus finanzas.

Para ello, algunos de los consejos que te animamos a poner en práctica desde ya son:

  • Establece metas. Identifica tus objetivos financieros a corto, mediano y largo plazo. Esto puede incluir comprar una vivienda, ahorrar para los estudios de tus hijos o planificar tu jubilación.
  • Crea un presupuesto. Lleva un registro de tus ingresos y gastos para entender dónde se va tu dinero. Esto te ayudará a ajustar tu estilo de vida según tu planificación financiera.
  • Ahorra e invierte. Destina una parte de tus ingresos al ahorro y la inversión. Considera opciones como cuentas de ahorro de alto rendimiento, fondos de inversión y planes de jubilación.
  • Gestiona deudas. Prioriza el pago de deudas con altas tasas de interés y evita acumular nuevas deudas innecesarias.
  • Protege tus activos. Asegúrate de tener seguro de salud, seguro de vida y otros tipos de protección financiera para cubrirte en caso de emergencias.

Recuerda que el recorrido financiero es una experiencia individual y que no está restringido por la edad, dado que cada persona tiene su propio contexto, nivel de ingresos, ocupación y oportunidades únicas.

Calcular mi precio con oferta Calcular mi precio con oferta