Qué pasa si quiebra el banco donde tengo la hipoteca

que pasa si quiebra un banco con mi hipoteca

Los préstamos hipotecarios son una herramienta a la que habitualmente acuden las personas para poder adquirir propiedades, ya que se trata de un préstamo con ciertas garantías, tanto para los prestamistas como para los prestatarios. No obstante, ante este tipo de contrato pueden surgir diversas preocupaciones, muy legítimas cuando se trata, por ejemplo, de la quiebra del banco con el que firmaste la hipoteca sobre tu propiedad. ¿Qué pasa si quiebra el banco donde tengo la hipoteca? ¿Qué derechos tengo como propietario? Veamos cómo se gestionaría esta situación.

¿Qué sucede si mi banco quiebra?

Lo primero que queremos transmitirte es cierta tranquilidad. Es importante que tengas presente que las hipotecas están reguladas por leyes y medidas que protegen los derechos de los prestatarios, incluso en situaciones de quiebra del banco prestamista.

Por ejemplo, en muchos países, existe un proceso legal establecido para proteger los intereses de los propietarios en caso de que el banco quebrara.


Además de esto, debes saber que, aunque no es imposible, es complicado que un banco llegue a la quiebra total. Una entidad bancaria podría llegar a quebrar cuando no tiene los suficientes fondos para afrontar sus responsabilidades. Si esto sucediera, el banco presentaría un concurso de acreedores para intentar llegar a acuerdos con los bancos mayoristas que le hayan dejado dinero, obligacionistas, depositantes, etc., con el fin de saldar sus deudas.

  • Si se llegase a un acuerdo, el banco no quebraría y, pasado un tiempo, volvería a la normalidad.
  • Sin embargo, si no se consigue un acuerdo, el banco empezaría lo que se conoce como una liquidación ordenada. Eso supone que bancos nacionales y/o internacionales pueden comprar partes de la entidad para que esta pueda saldar la deuda y evitar así su quiebra total.
  • No obstante, en caso de que un banco se encuentre en una situación verdaderamente complicada y por ello ninguna entidad se quiera hacer cargo de él, estando a punto de quebrar, el Estado puede intervenir y rescatarlo.

En resumen: hay ciertos mecanismos que se pueden poner en marcha de forma previa para evitar la quiebra de un banco, como puede ser la compra de activos por parte de otras entidades bancarias o, incluso, la intervención del Estado.


Qué pasa si quiebra un banco con mi hipoteca

No te preocupes, debes saber que eso no significa que perderás tu hogar por esa razón. Las hipotecas suelen ser activos que pueden ser transferidos o vendidos a otras instituciones financieras. Es decir, seguirá existiendo ese préstamo y, por tanto, también seguirá existiendo la deuda por tu parte.

Así que, si quiebra un banco con tu hipoteca, eso no te exime de seguir pagando. Por mucho que el banco donde tienes la hipoteca quiebre, vas a tener que pagar tu préstamo hipotecario. De hecho, el incumplimiento de esos pagos es lo que podría llevar a enfrentarte a consecuencias graves, como el riesgo de ejecución hipotecaria y pérdida de la propiedad.

En resumen, la quiebra de una entidad bancaria no afecta a los hipotecados, manteniéndose el contrato en vigor con todas las obligaciones financieras que ya se tenían.

¿A quién pago la hipoteca si el banco da quiebra?

Ya sabemos qué pasa si contratas una hipoteca y quiebra el banco: vas a tener que seguir abonando tus cuotas como siempre. Sin embargo, es normal que te preguntes: ¿y a quién pago la hipoteca si el banco da quiebra?

Pues bien, en estas situaciones, tendrás que pagar la hipoteca a la nueva entidad que asuma el control del banco con la deuda. Es decir, si una entidad bancaria va a quebrar y es comprada por otra entidad o se produce el rescate de la misma por el Estado, tu hipoteca pasará a esa entidad, ya que adquirirá tu deuda pendiente. Por lo tanto, tú, como hipotecado, le pagarás a esa entidad.

¿Pueden cambiar la hipoteca si el banco quiebra?

No, no pueden cambiar las condiciones de la hipoteca. En principio, seguirás pagando tus cuotas en los mismos términos que acordaste con la entidad bancaria que ha quebrado.

El nuevo banco no puede modificar las caracterísitcas de la hipoteca o de cualquier otra deuda que tuvieras pacatadas, tal y como indica el Banco de España, sin la aprobación tanto del banco como del cliente.


Además, para que se produzcan cambios, no solo basta el acuerdo entre ambas partes, sino que la posibilidad de modificar el préstamo tiene que estar recogida en el propio contrato, así como los cambios que se podrían realizar.

Otra cuestión es que, ante el temor por una posible quiebra, tú como usuario decidas cambiar tu hipoteca de banco. Para tal fin, hay dos mecanismos:

  • Subrogación de la hipoteca por un cambio de acreedor. Esto supone trasladar la hipoteca a otra entidad y** seguir pagando al nuevo banco** desde el punto en el que estábamos con el anterior. Si te acoges a esta opción, podría pasar que la entidad bancaria original que tiene tu hipoteca exija algún tipo de comisión si la subrogas antes de que se cumplan tres años desde la firma de la misma. Además, seguramente tengas que hacer frente a los gastos de tasación y costes de la oferta vinculante.
  • Cancelación de la hipoteca. En este caso, el nuevo banco salda la deuda con el actual, con el fin de que el cliente abra un nuevo préstamo con esa nueva entidad bancaria. Sin embargo, esto supone pagar una hipoteca desde cero, con todo lo que ello implica en relación con los gastos de la hipoteca: pago de una comisión de apertura (si la tiene), gastos de notaría, etc.

¿Y si el banco se fusiona con otra entidad financiera?

Si la entidad bancaria con el que tienes la hipoteca se fusiona con otro, esto no afectará a tu préstamo hipotecario.

Seguirás debiendo la misma cantidad de dinero y la pagarás en las mismas condiciones, solo que, en vez de pagar a la entidad original, la abonarás a aquella que surja de la fusión.

¿Qué pasa con mi dinero si un banco quiebra?

¿Qué sucede con mi dinero si de da el caso en el que mi entidad bancaria quiebra? Es normal que surja esta duda, pues, al fin y al cabo, la deuda hipotecaria la tienen los usuarios y tienen que seguir pagándola, pero, ¿qué sucede con el dinero ahorrado en una entidad bancaria si esta desaparece?

Ya sea porque otras entidades lo compren o el Estado lo rescate, gracias al Fondo de Garantía y Depósitos de Entidades de Crédito, los ciudadanos tienen garantizados sus ahorros hasta 100.000 euros, por titular y banco.

Es decir, si una persona tiene dos cuentas en dos bancos distintos y ambos quiebran, este fondo de garantía le daría hasta 200.000 euros, 100.000 para cada entidad.


Expuesto todo lo anterior, ante cualquier situación relacionada con la quiebra de tu entidad, así como los ahorros o la dedua pendiente que tengas con ellos, es fundamental que busques asesoramiento profesional.

Un abogado especializado en derecho inmobiliario o un asesor financiero pueden ayudarte a entender tus derechos específicos, evaluar tus opciones y brindarte orientación sobre cómo proceder de manera más efectiva frente a la quiebra de tu banco.

Calcular mi precio con oferta Calcular mi precio con oferta