¿Qué pasa si no puedo pagar un préstamo?

qué pasa si no puedo pagar un préstamo

Es bastante común que las personas soliciten préstamos para cubrir necesidades financieras urgentes o para realizar inversiones importantes en sus vidas. No obstante, pueden surgir dificultades imprevistas para cumplir con los pagos asociados a los mismos. Y, ¿qué pasa si no pagas un préstamo? Te explicamos las posibles consecuencias.

Consecuencias del impago de un préstamo

Cuando solicitamos un préstamo, las entidades bancarias siempre llevan a cabo un análisis personal, midiendo nuestra capacidad crediticia y endeudamiento.

Si se nos concede es porque el informe obtenido es favorable. Sin embargo, hay que ser conscientes de que al conseguir dicho préstamo, también estamos adquiriendo una deuda y sus intereses asociados.


Posteriormente, se pueden dar ciertos imprevistos que afecten a nuestra salud financiera y a la capacidad de pagarlo: gastos inesperados, pérdida del empleo, una enfermedad…

Cuando una persona no puede cumplir con los pagos de un préstamo, se enfrentará a una serie de consecuencias. Algunas de ellas serán más inmediatas que otras, pero todas tienen una fuerte repercusión.

De forma general, si te preguntas qué pasa si no pagas un préstamo, estos son los efectos principales:

1. Intereses de demora

En el momento en el que se deja de pagar la primera cuota del préstamo, el banco empezará a aplicar intereses de demora. Ello provocará una acumulación de los mismos si se van sumando impagos. Además, estos intereses son más elevados que los intereses ordinarios.

Consecuentemente, el total adeudado aumentará, haciendo que el préstamo sea aún más difícil de pagar.

2. Otros cargos adicionales

Cuando no se paga un préstamo, pueden aparecer penalizaciones y cargos adicionales a los ya aplicados por intereses de demora.

Dichos cargos se sumarán a la deuda principal, incrementando aún más la cantidad adeudada. Estos pueden ser:

  • Comisiones por impago.
  • Honorarios legales.
  • Gastos de gestión.
  • Costes de cobro.

3. Acciones legales

El prestamista tiene el derecho de emprender acciones legales para recuperar el dinero adeudado. Normalmente, esas acciones se ponen en marcha entre el tercer y sexto impago.

El proceso de reclamación judicial para recuperar el dinero adeudado implica presentar una demanda ante el tribunal competente y, en caso de obtener una sentencia favorable, se pueden tomar medidas legales para recuperar la deuda.

Dado que cuando solicitamos un préstamo personal exponemos como garantía nuestros bienes, estas acciones pueden incluir demandas, embargos de bienes, etc.

Lo más frecuente es que se embarguen las cuentas bancarias o la cuenta nómina. Sin embargo, si el monto de la deuda es demasiado elevado, la decisión judicial puede ser embargar la pensión, la vivienda, el coche, etc. Cualquier cosa que haga falta para poder saldar la deuda.

4. Problemas para el avalista

Si cuando pedimos el préstamo tuvimos que añadir un aval, el impago del mismo también puede afectarle, ya que esta persona tendrá que responder de la deuda.

De hecho, en caso de ser necesario, sus bienes también podrían ser embargados por decisión de un juez.

¿Qué pasa si no pago un préstamo personal en España?

De forma general, las consecuencias mencionadas hasta ahora son las propias por no pagar un préstamo. Sin embargo, podríamos preguntarnos qué pasa si no pago un préstamo personal en España. ¿Hay repercusiones específicas?

En el contexto concreto de nuestro país, es importante comprender las implicaciones legales y financieras de no poder pagar un préstamo personal.

Por ello, a las ya expuestas en el apartado anterior, se le sumaría el reporte a las agencias de crédito y la inclusión en ficheros de morosidad.

Los prestamistas en España tienen la facultad de reportar el impago a estos sistemas, como son la Asociación Nacional de Establecimiento Financieros de Crédito (ASNEF) o el RAI (Registro de Aceptaciones Impagados)


Esto puede tener un impacto negativo en tu historial crediticio y dificultar la obtención de futuros préstamos o créditos.

No obstante, cabe recordar que el hecho de no poder hacer frente a las cuotas de un pago personal en España, no supone un delito. Por tanto, no lleva vinculadas penas de presión ni quedará registrado como un antecedente penal.

Qué hago si no puedo pagar un préstamo

Si te encuentras ante la situación de no poder pagar un préstamo, es fundamental tomar medidas rápidas y proactivas para evitar que la situación empeore:

  • Analiza tu situación financiera. Estudia detenidamente tus ingresos y gastos para determinar qué pagos puedes hacer y qué compromisos no puedes cumplir en este momento.
  • Comunícate con el banco. Es importante contactar al prestamista tan pronto como te des cuenta de que no podrás cumplir con los pagos. Explica tu situación y busca opciones de reestructuración del préstamo. Por ejemplo, aplicar un periodo de carencia, plazos de pago más largos o reducción de los pagos mensuales.
  • Busca asesoramiento financiero. Podrás obtener orientación personalizada y ayuda para establecer un plan de acción para resolver tus problemas financieros.
  • Investiga los programas de asistencia. En algunos casos, los prestamistas o las entidades financieras ofrecen programas de asistencia para aquellos que enfrentan dificultades financieras temporales. Infórmate sobre estos programas y averigua si cumples con los requisitos para acceder a ellos.
  • Considera la consolidación de deudas. En caso de tener varios préstamos, puedes explorar la opción de consolidarlos en uno solo. Esto puede ayudarte a simplificar tus pagos y reducir la presión financiera.
  • Busca otras fuentes de ingresos. Siempre que te sea posible, considera buscar formas adicionales de ingresos para hacer frente a tus obligaciones financieras: trabajos a jornada parcial, servicios freelance, vender artículos que no uses…
  • Ley de la Segunda Oportunidad. La Ley 25/2015, de 28 de julio, conocida como Ley de la Segunda Oportunidad y reducción de cargas financieras, es un mecanismo legal que ofrece la posibilidad de empezar de cero a aquellas personas que han acumulado deudas, al cancelarlas parcial o totalmente. Sin embargo, para acceder a sus beneficios, se deben cumplir una serie de requisitos muy específicos.

No solicites otro préstamo o crédito, esto empeorará la situación. Te recomendamos utilizar el Efecto Bola de Nieve, para ir salando tus deudas poco a poco.


En general, estas son las consecuencias y acciones cuando no se puede pagar un préstamo persona. Pero, ¿qué puedo hacer si no puedo pagar la hipoteca?

No puedo pagar la hipoteca ¿qué hago?

Si el caso concreto es que puedo pagar la hipoteca, también será esencial actuar de manera rápida para que la situación no se complique de más.

Las opciones que existen ante el impago de un préstamo hipotecario, serían:

  • Comunicación con el banco para ponerle al tanto de la situación.
  • Negociación con la entidad. Se puede valorar modificar los términos del préstamo hipotecario: solicitar una reducción temporal de los pagos, refinanciamiento, periodos de carencia o un cambio en la tasa de interés para hacerlos más asequibles.
  • Investigación sobre programas de ayuda gubernamentales disponibles para personas con dificultades para pagar su hipoteca. En España, por ejemplo, hay programas como el Código de Buenas Prácticas, que pueden ofrecer alternativas de reestructuración de la deuda.
  • Si consideramos que no podemos mantener el pago de la hipoteca a largo plazo, explorar la posibilidad de vender la propiedad para saldar la deuda o alquilarla para obtener ingresos que ayuden a cubrir los pagos, también es valorable.
  • Buscar asesoramiento legal y financiero de expertos en la materia. Un abogado especializado en derecho hipotecario puede ayudarte a entender tus derechos y opciones legales, mientras que un asesor financiero puede evaluar tu situación y brindarte recomendaciones adecuadas.
Calcular mi precio con oferta Calcular mi precio con oferta