Diferencia entre pensión contributiva y no contributiva

pension contributiva o no contributiva

Un sistema de pensiones conforma una parte crucial del sistema de Seguridad Social en muchos países, incluyendo España. Gracias al mismo se puede proporcionar un ingreso regular a las personas que ya no pueden trabajar debido a diferentes circunstancias.

Las pensiones son pagos periódicos para proporcionar una fuente de sustento y seguridad económica a las personas cuando alcanzan cierta edad, sufren una discapacidad o enfrentan otras circunstancias concretas que les impiden generar ingresos. Las principales categorías son las pensiones contributivas y no contributivas.

Sistema de pensiones en España

El sistema de pensiones en España es el conjunto de normas y disposiciones que regulan la forma en que se otorgan y administran las pensiones a los ciudadanos cuando alcanzan la edad de jubilación o se encuentran en situaciones de incapacidad o fallecimiento.

En nuestro país, el sistema de pensiones se basa en el principio de solidaridad intergeneracional. Eso significa que los trabajadores en activo contribuyen al sistema a través de sus cotizaciones a la Seguridad Social. A su vez, estas contribuciones se utilizan para financiar las pensiones de los jubilados y otros beneficiarios.

El sistema está gestionado por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y el Instituto Social de la Marina (ISM) para los trabajadores del mar.

Entendido qué es el sistema de pensiones en España, pasemos a ver en detalle qué son las pensiones no contributivas y las contributivas, así como las diferencias entre ellas.

¿Qué son las pensiones contributivas?

Una pensión contributiva es una prestación económica que aporta el sistema de Seguridad Social a las personas en ciertos casos concretos. Las concede el Estado y suele ser necesario cumplir una serie de requisitos para poder acceder a ellas.

También suelen estar sujetas a la relación que la persona solicitante tenga con la Seguridad Social, pues para muchas de estas pensiones es necesario acreditar un periodo de cotización mínimo. El importe de las pensiones contributivas varía en función de varios factores.

¿Cuáles son las pensiones contributivas?

En nuestro país contamos con diversos tipos de pensiones contributivas.

Prestación por jubilación

A la pensión de jubilación se puede acceder al alcanzar una edad mínima de jubilación y haber cotizado un número mínimo de años al sistema de Seguridad Social.

Para la pensión máxima por jubilación en España necesitas tener 65 años si has cotizado 38 años o más, o 66 años y 6 meses de edad en 2024, aunque la pensión puede ser menor si has cotizado menos.


La cuantía de esta pensión se basa en las contribuciones realizadas durante la vida laboral del individuo y en sus ingresos previos. Cuanto más alta haya sido la remuneración durante la vida laboral y mayor sea el número de años cotizados, mayor será el monto de la pensión.

Por fallecimiento

La pensión por fallecimiento, también conocida como pensión de sobrevivientes, es otra de las pensiones contributivas más conocidas. Se otorga en algunos casos a cónyuges o hijos sobrevivientes de un trabajador fallecido.

Los requisitos para acceder a esta pensión:

  • Pueden incluir la edad mínima y la relación con el fallecido.
  • En algunos casos, también se pueden requerir años mínimos de cotización.

El monto de esta pensión varía con relación a las contribuciones y los ingresos previos del trabajador fallecido.

Quienes cumplan los requisitos para recibir esta pensión pueden percibir proporcionada de forma vitalicia o por un período determinado.

Pensión por incapacidad permanente

La pensión por incapacidad permanente o invalidez se otorga a aquellas personas que han sufrido un accidente o enfermedad que no les permite realizar su actividad laboral.

Conoce aquí la diferencia entre discapacidad e incapacidad.


Para poder optar a esta prestación hay que cumplir una serie de requisitos relacionados con la el tipo de incpacidad y con los años de cotización a la Seguridad Social. Se deberá llevar a cabo una evaluación por parte de las autoridades competentes, requiriendo un reconocimiento oficial.

En este caso, el monto de la pensión de invalidez se basa en las contribuciones y los ingresos previos del individuo.

Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez

En ciertos casos concretos de vejez, invalidez o viudedad, la Seguridad Social también reconoce esta pensión contributiva, conocida como SOVI.

¿Qué son las pensiones no contributivas?

Una pensión no contributiva es aquella que se otorga a las personas que no han podido acumular suficientes contribuciones durante su vida laboral como para acceder a una pensión contributiva llegado el momento. Esas personas pueden ser:

  • Personas mayores con bajos ingresos.
  • Personas con discapacidades graves o crónicas.
  • Ciudadanos en situaciones de extrema vulnerabilidad.

La pensión no contributiva se financia a través de los impuestos generales y está destinada a garantizar una mínima seguridad económica.

Requisitos

Los requisitos para obtenerla suelen estar relacionados con la situación financiera o la discapacidad de la persona. Para ello, se evalúa el nivel de ingresos y el patrimonio de la persona para determinar si cumple con los criterios requeridos.

Además, en el caso de las pensiones no contributivas por incapacidad, se requiere un reconocimiento oficial por parte de las autoridades competentes.

¿Cuáles son las pensiones no contributivas?

Dentro de las clases determinadas por la Seguridad Social, las no contributivas se otorgan por jubilación y la de invalidez.

Pensión no contributiva por jubilación

Se accede a esta pensión a los 65 años de edad, en aquellos casos en los que la persona no haya cotizado lo suficiente como para acceder a la pensión contributiva por jubilación.

  • Uno de los requisitos es demostrar haber residido en nuestro país, al menos, durante 10 años, a contar desde los 16 años de edad.
  • Además, de esos años de residencia, dos deben haber sido consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha en la que se solicita la pensión.

No contributiva por invalidez

Esta pensión se destina a las personas que tienen entre 18 y 65 años, y que tienen un grado de discapacidad igual o superior al 65 %.

  • Otro requisito es haber sido residente en España durante 5 años como mínimo, de los cuales 2 tienen que ser inmediatamente anteriores a la solicitud.

Otros detalles de las pensiones no contributivas

El monto de la pensión se calcula basándose en las rentas personale de quien lo solicita y de la unidad económica de convivencia.

Para el año 2023, esta pensión se encuentra entre los 6.784,54 euros y los 1.696,14 euros al año. No se puede cobrar ni más ni menos.

  • Cuantía básica es de 484,61 euros al mes.
  • Pensión mínima del 25 % será de 121,15 €/mes.

"Solo en el caso de las pensiones no contributivas por invalidez asociadas a un grado de discapacidad igual o mayor al 75 % y que acrediten la necesidad de contar con otra persona para poder llevar a cabo actividades esenciales diarias, recibirán la pensión íntegra más un complemento del 50 %.”


Por último, cabe resaltar que las pensiones no contributivas son incompatibles entre ellas. No es posible cobrar a la misma vez la prestación por jubilación y por invalidez.

Diferencias principales

Aunque de sus propias definiciones se pueden deducir sus diferencias, veamos con detalle qué difiere entre las pensiones contributivas y no contributivas.

Cotizaciones y financiación

La principal diferencia para que una pensión sea o no contributiva es la cotización.

  • Para tener derecho a una pensión contributiva, es necesario haber cotizado a la Seguridad Social durante un período mínimo establecido por la ley. Estas cotizaciones se realizan a lo largo de la vida laboral y forman la base de financiamiento de la pensión.
  • Las no contributivas se otorgan a personas que no cumplen los requisitos de cotización necesarios para las anteriores. Se financian mediante impuestos generales y están destinados a personas en situación de vulnerabilidad económica.

Requisitos para acceder a las pensiones

Otra diferencia entre pensión contributiva y no contributiva tiene que ver con los requisitos de acceso.

  • Para acceder a una pensión contributiva se requiere haber cotizado un número mínimo de años (al menos 15 años) y haber alcanzado la edad de jubilación.
  • En cambio, para la pensión no contributiva, no se exige un período mínimo de cotización, pero se deben cumplir ciertos requerimientos relacionados con la situación económica, patrimonial y de residencia del solicitante.

Cuantía

Por último, otra diferencia es la cuantía y cómo se calcula.

  • La cuantía de la pensión contributiva se calcula en función de las cotizaciones realizadas a lo largo de la vida laboral y de otros factores, como la base reguladora y el número de años cotizados. En general, cuanto mayor sea el período de cotización y la base reguladora, mayor será la cuantía de la pensión.
  • Por su parte, la cuantía de la pensión no contributiva es establecida por ley y no depende de las cotizaciones efectuadas

El importe de estas pensiones se revisa periódicamente y se establece en función del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) y otros criterios establecidos por la legislación vigente.

Calcular mi precio con oferta Calcular mi precio con oferta