7 seguros deducibles para autónomos

seguros deducibles para autónomos

Ser autónomo en España implica no solo asumir la responsabilidad de gestionar tu propio negocio, sino también entender cómo optimizar tus recursos financieros. En este contexto, es crucial conocer las opciones disponibles para deducirse gastos y maximizar beneficios fiscales. Uno de los aspectos a considerar son los seguros, herramientas fundamentales para proteger tu actividad profesional y personal.

En este artículo, exploraremos los tipos de seguros que los autónomos pueden desgravarse en España, proporcionándote información valiosa para tomar decisiones informadas sobre cómo salvaguardar tu negocio y, al mismo tiempo, obtener ventajas fiscales.

¿De qué seguros se puede deducir un autónomo?

Una de las principales ventajas de ser autónomo en España es que puedes deducirte bastantes gastos, reduciéndo así lo que tendrás que pagar de IRPF. Además de los gastos necesarios para desempeñar la actividad para la que el autónomo esté dado de alta, en España, un trabajador por cuenta propia puede desgravar las cuotas de bastantes tipos de seguro.

Para que un seguro pueda ser deducido por un autónomo, este debe de cumplir ciertas condiciones y características.

Los seguros tienen que estar vinculados, de una manera u otra, con la actividad profesional que desempeña el autónomo o con mantener la integridad del mismo.


A continuación, hablaremos de cada uno de los seguros deducibles por autónomos según la AEAT.

7 seguros deducibles para autónomos según la AEAT

En el mundo de impuestos para autónomos en España, la la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), la entidad encargada de gestionar y admninistrar los impuestos y otros ingresos públicos, entiende lo importante que es cuidar de un negocio porpio y, al mismo tiempo, dar beneficios fiscales a los autónomos.

Para el cuidado del negocio, la entidad permite que algunos seguros sean considerados como gastos deducibles. No es solo una formalidad, es una forma inteligente de respaldar tu negocio y obtener beneficios fiscales.

La AEAT comprende que mantener seguro tu negocio no solo es esencial para tu supervivencia, sino que también contribuye al bienestar general del mundo empresarial.


Al dejar que restes los costos de ciertas pólizas, están haciendo que sea más fácil para ti y, al mismo tiempo, fomentan una mentalidad de prevención y gestión de riesgos. Esto no solo es una ventaja fiscal, sino una inversión inteligente para el futuro de tu negocio y tu tranquilidad financiera.

1. Seguros médicos

El seguro médico es deducible para autónomos. Es importante mencionar que será necesario que el autónomo tenga un régimen de estimación directa en su declaración de la renta para poder ser apto para desgravar el seguro médico. La AEAT determina que el seguro de salud para autónomos es deducible, porque protege la integridad del mismo, algo imprescindible para que pueda desempeñar su actividad profesional.

El autónomo podrá deducir la cuota del seguro médico:

  • Hasta un máximo de 500€ al año por miembro de la familia. Esto es importante, pues la cuota del seguro médico del cónyuge e hijos menores de 25 años, también es deducible.
  • En caso de discapacidad, el límite personal de deducción asciende hasta los 1.500€.

2. Seguro de vida

A fin de cuentas, el seguro de vidacumple una función de protección de la integridad como el seguro médico. Por eso, los seguros de vida son deducibles para autónomos según la AEAT.

Debes tener en cuenta que el criterio de deducción es el mismo que en el caso de seguros de salud:

  • Hay un límite máximo de 500€ por persona.
  • Como el seguro médico y el seguro de vida suelen estar relacionados, la AEAT ha marcado un límite de deducción máxima de 500€ para la suma de las dos cuotas.

3. Seguro de responsabilidad civil profesional

Muchos autónomos deciden asegurar su patrimonio con un seguro de responsabilidad civil profesional. Gracias a este seguro podrás proteger todo aquello relacionado con tu actividad profesional, de modo que, ante un accidente, incendio, inundación u otro suceso que afecte a terceros, estarás cubierto. Si lo contratas, podrás desgravar la cuota en la declaración de la renta.

4. Seguro de coche

Si tienes uno o varios vehículos vinculados a tu actividad profesional, como autónomo, podrás deducir las cuotas en la declaración de la renta. Es fundamental que tengas este criterio en cuenta, pues un coche que utilices para transportarte del trabajo a tu comercio, no cuenta como coche vinculado a la actividad laboral. Según Hacienda, un vehículo deberá de cumplir alguno de los siguientes cometidos para que el autónomo pueda desgravar la cuota del seguro del mismo:

  • Vehículos de una empresa de alquiler.
  • De autoescuela.
  • Vehículos usados para el transporte de mercancias.
  • Para el transporte como taxis o autobuses.
  • Vehículos utilizados para desplazamientos profesionales de comerciales o representantes.

En caso de que tu situación sea diferente y aun así consideres que mereces poder desgravar la cuota del seguro de tu coche, tendrás que demostrar ante Hacienda que el uso de tu vehículo es fundamental para el desempeño de tu actividad y que lo utilizas, única y exclusivamente, para ello.

5. Seguros de comercio, oficinas y talleres

Aquellos autónomos que trabajen en local u oficina y decidan asegurar la misma, podrán desgravar la cuota, en su totalidad. Todos los seguros relacionados con el desempeño de la actividad profesional, podrán desgravarse de la declaración de la renta.

Importante mencionar que, ahora que cada vez es más popular trabajar desde casa, este seguro también es aplicable para este tipo de autónomos. Aquellos que puedan demostrar que ejercen su actividad profesional desde casa, podrán deducir este seguro, en caso de que lo contraten.

6. Seguros materiales

Este seguro suele estar relacionado directamente con el anterior, aunque, en algunas ocasiones, puede tener que ser necesario contratarlo a parte (depende de la aseguradora).

Si el anterior cubre el local u oficina, este se encarga de cubrir el material dentro de este. Ante robos, incendios o cualquier otro accidente, este seguro cubrirá los daños. Como se mencionó anteriormente, cualquier seguro vinculado a la actividad profesional, puede deducirse.

7. Seguros de accidentes laborales

El último de los seguros deducibles para autónomos, es el seguro de accidentes laborales. El propósito de este seguro es cubrir los daños que cualquier empleado pudiera tener mientras desempeña la actividad para el que ha sido contratado. Si eres autónomo, pero también trabajador, también serás cubierto por este seguro.

Dentro de este seguro se incluye el seguro de baja laboral, un seguro que no podrás deducir totalmente. En caso de baja laboral, serás indemnizado por cada día que no puedas trabajar. La cantidad que tributarás será la diferencia entre el total que hayas pagado y el total de la indemnización que hayas recibido.

¿Qué seguros debería contratar trabajo por cuenta propia?

Como puedes haber visto, hay bastantes seguros para autónomos que estos pueden deducirse en la declaración de la renta. La decisión de cuáles contratar y cuáles no es totalmente tuya, pues solo tu sabes cuáles te puedes permitir. En este artículo hemos hablado de todos los que la AEAT permite a los autónomos desgravar, pero, por supuesto, no todos ellos son necesarios para el desempeño de la actividad profesional.

Salvo seguros como el de coche o el de accidentes laborales, que son obligatorios por ley, los seguros son opcionales, son simplemente una forma de conseguir tranquilidad a cambio de una cuota. La principal ventaja que tienen los autónomos frente a los empleados, a la hora de decidir contratar un seguro, es que pueden desgravar su cuota, lo cual es un gran aliciente.

Estudia el mercado, analiza tu situación y elige aquellos seguros que consideres que van a hacer tu vida más fácil. La tranquilidad es clave.

Calcular mi precio con oferta Calcular mi precio con oferta