El seguro de vida en la declaración de la Renta

cómo deducir el seguro de vida en la declaración de la renta

Cuando llega el momento de presentar la declaración de la Renta, es normal que a muchas personas nos surjan dudas sobre** cómo tributan ciertos servicios o productos que tenemos contratados**. Por ejemplo, puede ser el caso de la tributación del seguro de vida en tu declaración de la Renta. ¿Este desgrava? Y si es así, ¿cuándo y cómo es posible deducirlo?

Si tienes contratado un seguro de vida, debes saber que puedes desgravarte en tu declaración. No obstante, para ello se tienen que cumplir una serie de requisitos, ya que no siempre es posible hacerlo. De hecho, solo hay tres casos concretos en los que es desgravable este seguro en la tributación ante Hacienda.

¿Cuándo desgrava el seguro de vida en la declaración de la Renta?

Como hemos mencionado, el seguro de vida desgrava en tu declaración, pero solo en ciertos supuestos. Los casos que se tienen que dar para poder obtener esta deducción son los que siguen:

Seguro de vida de ahorro

Una de las oportunidades en las que es posible desgravar el seguro de vida en la declaración de la Renta es cuando este es un seguro de vida de tipo ahorro. Es decir, combinado entre la cobertura por fallecimiento(pudiendo o no también incluir en el mismo la prestación por invalidez) y un plan de ahorro.

Dentro de estos seguros están los Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo (SIALP), así como los Planes de Pensiones Asegurados (PPA).


Seguro de vida vinculado a la hipoteca

Sin duda, este es uno de los casos más habituales en los que las personas proceden a la deducción de su seguro de vida en la declaración de la Renta.

Ahora bien, en general, es requisito indispensable para hacerlo, haber firmado la hipoteca antes del 1 de enero de 2013, puesto que aquellos préstamos hipotecarios que fueron firmados después de esa fecha, ya no pueden disfrutar de esta deducción.

Seguro de vida para autónomos

El tercer caso en el que es seguro de vida desgrava en Hacienda es que este se contrate como un seguro para autónomos.

Esta es la única forma que tiene un particular de desgravarse esta póliza si no se encuentra vinculada a una hipoteca o a un plan de ahorro. Se entiende que esta póliza es necesaria para proteger la actividad laboral y integridad del trabajador.

Deducción en el seguro de vida: ¿cuánto desgrava en la declaración?

La deducción correspondiente al seguro de vida va a diferir según se trate de una póliza de vida-ahorro, una vinculada a tu hipoteca o si es para autónomos.

Veamos cada caso por separado.

Cuánto desgrava un seguro de vida de ahorro

En este caso, la reducción fiscal de los seguros de vida vinculados al plan de ahorro va a diferir según el tipo de póliza.

  • Si se trata de Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo, estos están libres de impuestos si se mantienen, al menos, durante 5 años sin sacar dinero de él. Además, también es requisito que la aportación anual no sea mayor de 5.000 euros. En caso de no cumplir con la aportación o si se produce rescate antes del periodo mencionado, la entidad tendrá que practicar la retención o el pago a cuenta que se corresponda sobre los rendimientos de capital mobiliario positivos que se hayan obtenido.
  • En los Planes de Pensiones Asegurados y seguros de dependencia, la deducción de las primas del seguro se realiza de manera automática en la base imponible del IRPF. Está será del 30% de los rendimientos del trabajo asegurado, con un máximo de 8.000 euros. También pueden obtenerse otro tipo de deducciones si se dan estos casos:
  1. Cuando las aportaciones se ejecutan a favor de un familiar con discapacidad: hasta 10.000 euros de deducción en el seguro de vida.
  2. Cuando el cónyuge del asegurado gana menos de 8.000 euros: en este caso serían hasta 2.500 euros a deducir.

Cuánto desgrava un seguro de vida vinculado a la hipoteca

Según lo establecido en nuestra ley, existe la posibilidad de desgravar hasta un 15% de todos los gastos que se destinan a la compra de una casa. Eso incluye la cuota de la hipoteca, así como las primas del seguro que estuviese vinculado a la misma, como puede ser la póliza de vida.

Sin embargo, para poder aprovechar esta ventaja fiscal, es esencial que la adquisición de la vivienda se realizase antes de 2013.


En este caso, el seguro de vida desgrava, como máximo, ante un total de gastos de 9.040 euros.

Por ejemplo, si tienes una hipoteca por la que estás pagando 8.300 euros de cuota al año, 320 por el seguro de hogar y 180 por el seguro de vida vinculado a la hipoteca, podrás desgravarte solo el 15% del total de estos gastos. Es decir, el 15% de 8.800 euros, que serían 1.320 euros de deducción.

Como el máximo serían 9.040 euros de suma entre todos los gastos totales, como máximo también se aplicaría el 15% de deducción a esa cantidad, por lo que, en cualquier caso, solo es posible deducir hasta 1.356 euros.

Ahora bien, cabe destacar que tanto en Navarra como en el País Vasco, la deducción del seguro de vida que esté vinculado a la hipoteca es distinta al resto del país en algunos aspectos.

  • En el caso de Navarra, la deducción se amplía a las viviendas que fueron adquiridas hasta el 1 de enero de 2018.
  • Por su parte, en el País Vasco, es posible desgravar hasta un 18% de los gastos. Además, sin importar cuál es la fecha de la compra de la vivienda.

Para terminar de hablar de la deducción de seguro de vida de la hipoteca, es esencial recordar que, en caso de haber dos titulares de la misma, es muy recomendable no hacer la declaración de la Renta conjunta, sino individual, puesto que ambos podrán deducirse una cantidad del seguro de vida.

Cuánto desgrava un seguro de vida para autónomos

Para este supuesto será posible deducir, de las primas de este seguro, hasta un máximo de 500 euros

En caso de que quien contrate este seguro sea un autónomo con alguna discapacidad, esa cantidad se amplía a un total de 1.500 euros.

Cómo deducir el seguro de vida en la declaración de la renta

Para llevar a cabo la deducción del seguro de vida en el IRPF, tendrás que completar la casilla que corresponda, según el tipo de póliza que hayas contratado.

La mayor parte de las veces, el seguro de vida se desgrava automáticamente en el programa Renta Web de la Agencia Estatal de Administración Tributaria. No obstante, a continuación se indica cómo se deducen los rendimientos y las primas.

  • Seguro de vida-ahorro. Los SIALP, cuando cumplen las condiciones por las que están exentos de impuestos, no se incluirán en la declaración. En caso de haber incumplido los requisitos que le eximen de no tributar, el programa Renta Web de la AEAT los incluirá de forma automática como rendimientos de capital mobiliario, dentro de las casillas 0026 y siguientes de tu declaración. En el caso de los PPA, el mismo programa los deduce automáticamente de la base imponible, quedando esto reflejado en las casillas 0492 y siguientes.
  • Seguro de vida para hipoteca. Las primas de este seguro se reflejarán en la casilla 0200 de la declaración, sumándose a los pagos realizados por el préstamo de la hipoteca. Estos están indicados en las casillas 0698 y 0699, correspondientes a las deducciones por adquisición de la vivienda habitual.
  • Seguro de vida para autónomos. Los autónomos se pueden desgravar las primas del seguro de vida cuando se encuentren en el régimen fiscal de estimación directa. Los importes tendrán que indicarse, en ese caso, en la casilla 0200 de la declaración.

Descubre 7 seguros deducibles en la renta si eres autónomo.


Cómo tributa el seguro de vida en el cobro de indemnizaciones

  • Cabe aclarar una cuestión. Cuando el tomador y el beneficiario del seguro de vida son la misma persona. Esto debe de quedar reflejado en la declaración de la Renta como “Rendimiento del capital mobiliario”.
  • Sin embargo, en caso de tratarse de personas distintas, esto debe quedar plasmado en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Por otro lado, hay que prestar mucha atención a cómo se cobra el seguro de vida en caso de que la persona sea beneficiaria de uno de ellos, ya que esto va a cambiar la manera de tributarlo.

Si se cobra en forma de rentas vitalicias inmediatas

En estos casos, se seguirá lo expuesto en el artículo 25.3 a) 2º de la Ley IRPF. En este artículo se exponen unos porcentajes a aplicar a cada anualidad en función de la edad que tenga el rentista en el momento en el que se constituye la renta, permaneciendo constantes durante su vigencia. Esos porcentajes se corresponden a:

  • 40% para personas con menos de 40 años.
  • 35% para edades entre 40-49 años.
  • 28% para edades entre 50-59 años.
  • 24% para edades entre 60-65 años.
  • 20% para edades entre 66-69 años.
  • 8% para 70 años o más.

Si se cobra en forma de capital

Habrá que tributar por la diferencia entre el importe que se ha recibido y el de las primas que han sido abonadas.

  • Se tributa al 21% cuando la cantidad es menor de 6.000 euros
  • Un 25% para las cantidades entre 6.000 y 24.000 euros
  • Y al 27% si la cantidad es mayor.

Si se cobra en formas de rentas inmediatas temporales

En estos casos, la tributación se lleva a cabo siguiendo lo expuesto en el artículo 25.3 a) 3º de la Ley IRPF.

Según el mismo, se considerará rendimiento de capital mobiliario el resultado de designar unos porcentajes concretos a cada anualidad en función de la duración de esa renta. Dichos porcentajes serían:

  • El 12% cuando la renta dure 5 años o menos.
  • Un 16% si la duración se situase entre los 5-10 años.
  • El 20% para rentas con una duración de 10-15 años.
  • Un 25% si la renta dura más de 15 años.
Calcular mi precio con oferta Calcular mi precio con oferta