¿Cuál es el periodo de carencia en un seguro?

Periodo de carencia en seguros ¿Qué es?

Los seguros son un producto muy útil a la hora de proteger nuestros bienes, nuestra salud y nuestra tranquilidad ante momentos de adversidad. No obstante, algunos de los seguros que contratamos establecen un periodo de carencia. Te invitamos a descubrir qué significa este periodo en los seguros y su diferencia con el de la hipoteca.

Periodo de carencia ¿Qué es?

En general, un periodo de carencia supone un retraso o aplazamiento de un pago que se encuentra establecido en muchos tipos de relaciones contractuales diferentes.

Este implica un tiempo de exención de desempeño de un contrato, acarreando la no obligación de cumplir ciertas condiciones concretas dentro de una fase temporal.

Sea cual sea el origen de la relación contractual, existe la posibilidad de instituir periodos de carencia pactados de forma previa. Dichas carencias estarán reflejadas mediante cláusulas en las que quede determinado el periodo de tiempo pactado. Un ejemplo de ello podría ser el periodo de carencia de una hipoteca.

Periodo de carencia de una hipoteca

El periodo de carencia de una hipoteca consiste en un periodo de aplazamiento del pago del capital, los intereses o de esos dos factores.

Ese periodo puede ser concedido por el banco en determinadas circunstancias, siempre evaluando la situación personal. Por ejemplo, puede concederlo en caso de que considerase apropiado reducir o aplazar las cuotas de forma temporal, con el fin de poder afrontar los futuros pagos de la hipoteca.

Dado que el mercado hipotecario es demasiado amplio, es complicado conocer los estándares vinculados a las condiciones de carencia de una hipoteca. Mientras que algunos bancos ofrecen solamente unos pocos meses de carencia, otros conceden más de 5 años y otros, directamente, no dan esta opción.

¿Qué ocurre si solicito un periodo de carencia para mi hipoteca?

Lo que sí debes saber es que al solicitar un periodo de carencia para una hipoteca, el coste total del préstamo se encarece.

La razón es simple. Mientras que en el periodo de carencia la cuota hipotecaria se reduce considerablemente, cuando se regresa a las condiciones de origen habrá que abonar una cantidad superior a la del inicio. Esto se debe a que el capital pendiente será más alto de lo que sería con la amortización sin carencia.

Adicionalmente, sucede que al solicitar un periodo de carencia para la hipoteca se tiene que hacer una novación de esta. Eso significa redefinir los términos en los que se concede ese préstamo.

¿Qué es el periodo de carencia en un seguro?

El periodo de carencia es el lapso de tiempo que transcurre desde la contratación de una póliza de seguro, hasta que se pueden hacer efectivas ciertas coberturas o prestaciones.

Durante este tiempo, la persona asegurada no tiene derecho a recibir ciertos beneficios o a reclamar determinados servicios. Esto es así, aunque haya pagado todas las primas correspondientes.

En otras palabras, se podría decir que el periodo de carencia implica una espera antes de poder utilizar plenamente todas las coberturas contratadas.


El periodo de espera puede variar según el tipo de seguro y/o la cobertura


Por ejemplo, en seguros de salud, el periodo de carencia puede aplicarse a condiciones preexistentes o tratamientos especializados.

En los seguros de vida, el periodo de carencia puede estar relacionado con el suicidio del asegurado.

Es importante leer detenidamente las condiciones de la póliza para comprender cuáles son las limitaciones y el período de carencia aplicable.

¿Qué seguros suelen tener periodo de carencia?

La carencia en un seguro va a depender de una compañía a otra, pues mientras algunas aseguradoras lo establezcan, en otras, para el mismo seguro, puede que no lo hagan. Aun así, de forma general, suelen contar con ella seguros como:

  • Los seguros de salud
  • Seguros de vida
  • Los seguros dentales
  • Seguros de automóviles
  • Los seguros de baja laboral
  • Seguros de decesos
  • Seguros de accidentes

Además, los plazos de carencia en el seguro también varían mucho entre unas compañías y otras, aunque en algunos casos suelen coincidir. Por ejemplo, es muy habitual en los seguros que incluyen atención al parto, la imposición de una carencia de entre 8 y 10 meses.

¿Qué significa un seguro sin carencia?

Un seguro sin carencia es aquel que permite usar todas las coberturas que incluye en su póliza sin tener que esperar un periodo de tiempo. Es decir, desde el primer día.

Hay algunos casos en los que las aseguradoras obvian los periodos de carencia. Uno de ellos se encuentra establecido por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones DGSFP según la ley 50/80, dentro del artículo 103, el cual indica que, en caso de urgencia, la aseguradora tendrá que eliminar los periodos de carencia y atender al asegurado.


Otro de los casos más comunes en los que se obvia el periodo de carencia de un seguro es cuando se permite a un nuevo cliente conservar el período ya cumplido con la compañía anterior, si decide cambiar.

¿Por qué es importante el periodo de carencia en los seguros?

Principalmente, los periodos de carencia benefician a las compañías aseguradoras. Sin embargo, los beneficiarios deben conocer su importancia y comprender cómo afecta a las coberturas y los servicios.

Estas son las razones principales por las que suele haber un periodo de carencia en tu seguro:

Mantenimiento de la estabilidad financiera

El periodo de carencia posibilita a las entidades aseguradoras mantener una estabilidad financiera. Esto sucede porque al establecer un tiempo de espera, las compañías son capaces de planificar y gestionar adecuadamente los recursos necesarios para cumplir con las obligaciones contractuales.

Eso incluye la contratación de personal, la adquisición de suministros médicos o la evaluación de riesgos. Además, también ayuda a distribuir de manera equitativa los costos de las reclamaciones, evitando que los asegurados de alto riesgo saturen el sistema.

Evita el fraude

Gracias al periodo de carencia en el seguro, existe una protección frente a posibles fraudes. Al determinar un tiempo de espera para acceder a las prestaciones, las aseguradoras reducen el riesgo de que los asegurados contraten una póliza únicamente cuando necesitan una cobertura concreta, para luego cancelarla tras el beneficio obtenido.

Planificación óptima para los asegurados

La carencia en un seguro brinda a los asegurados un margen de tiempo con el cual planificar y prepararse correctamente, antes de usar aquellas coberturas contratadas.

Mientras dura ese período, los asegurados tienen tiempo de informarse y comprender las coberturas y las limitaciones de su póliza. Eso permite tomar decisiones mucho más informadas.

Además, también posibilita realizar los trámites necesarios con más calma o recopilar la documentación que se requiera con el fin de agilizar reclamaciones futuras.

¿Cuál es el periodo de carencia según el tipo de seguro?

Para saber cuál es el periodo de carencia en un seguro, habría que analizar cada póliza. La razón es que la duración y las condiciones específicas del periodo de carencia pueden variar según la aseguradora y el tipo de seguro.

Por ese motivo, es fundamental leer detenidamente los términos y condiciones del seguro para comprender cuáles son las limitaciones y el periodo de carencia aplicable en cada caso. Aun así, te hablamos de los periodos de carencia más habituales.

Carencia en una póliza de vida

Dentro de los seguros de vida, el periodo de carencia suele aplicarse solo en caso de suicidio del asegurado. Normalmente, dicho periodo suele ser de uno o dos años desde que se inicia el contrato. La ley marca mínimo un año.

El motivo es que el suicidio es considerado un evento de alto riesgo de fraude, por lo que las aseguradoras necesitan establecer un tiempo de espera con el fin de evitar posibles fraudes vinculados con esa situación.


Periodo de carencia en los seguros de salud

En este tipo de pólizas, el periodo de carencia suele estar relacionado con determinadas condiciones preexistentes o tratamientos específicos. Dicho periodo variará entre aseguradoras y coberturas, pero puede establecerse entre 6 y 10 meses.

En el caso de las enfermedades preexistentes, si el asegurado ya tenía una enfermedad antes de contratar el seguro, deberá esperar un período determinado antes de poder hacer uso de la cobertura relacionada con esa condición.

Habitualmente, el periodo de carencia para estas afecciones suele ser más largo que en el caso de otras coberturas.


Además de esto, los periodos de carencia en los seguros de salud suelen afectar a aquellas coberturas relacionadas con intervenciones y/o prótesis quirúrgicas, planificación familiar, trasplantes, segunda opinión médica, reproducción asistida y otras intervenciones.

En el seguro dental

Dentro de los seguros dentales es usual encontrar periodos de carencia para ciertos tratamientos o servicios. Por ejemplo, cirugías orales o procedimientos estéticos. Dichos periodos variarán según el tipo de tratamiento y la aseguradora. Hay muchas entidades que ya ofrecen sus seguros dentales sin periodo de carencia. En otras, en cambio, este puede oscilar entre 1 y 3 meses.

Periodo de carencia en los seguros para coches

Por lo general, cuando se contrata un seguro para vehículos, se suele presentar un periodo de carencia de 15 a 30 días hasta que se pueden realizar reclamaciones por daños al coche. Con este tiempo, la entidad se asegura de que el asegurado ha cumplido con sus obligaciones de pago y no existe ninguna manipulación fraudulenta vinculada con el historial del automóvil.

Calcular mi precio con oferta Calcular mi precio con oferta