Doble o triple capital en seguros de vida

Doble o triple capital en seguros de vida

Cuando se contrata un seguro de vida se hace pensando en la tranquilidad de nuestros seres más queridos ante la posibilidad de que nos suceda algo. Además del fallecimiento, hay otras coberturas que se pueden obtener con este tipo de pólizas, como la invalidez. No obstante, si se quiere ir más allá, con el doble o triple capital contratado en un seguro de vida, se puede otorgar una indemnización mayor en caso de que el asegurado sea víctima de un accidente.

¿En qué consiste el doble o triple capital?

Por desgracia, los accidentes repentinos pueden ser la causa de fallecimeinto de cualquier persona, sin importar su edad. Para cubrir el fallecimiento o la incapacidad, existen los seguros de vida, los cuales otorgan una indemnización a los beneficiarios de la póliza.

Existe una posibilidad de que en esta póliza, el capital sea aún mayor cuando se trata de un accidente de tráfico. Veamos con más detalle esta característica. En primer lugar vamos a recordar este concepto de capital asegurado.

¿Qué es el capital de un seguro de vida?

Antes que nada, es importante recordar qué es el capital de un seguro de vida.

Dentro de los seguros, el capital asegurado es aquel importe que, mediante un contrato, el asegurado o beneficiario va a recibir, como máximo, en caso de producirse un siniestro que se corresponda con las coberturas del seguro.

En el seguro de vida, el capital será el que reciban los beneficiarios del seguro si se da el fallecimiento del asegurado. También existe la posibilidad de se cubra la incapacidad del mismo y sea este quién reciba la indemnización correspondiente.

¿Qué es un seguro de vida con doble o triple capital?

En el seguro de vida, el capital doble o triple es una garantía complementaria que se puede contratar en este tipo de póliza y que está vinculada a los accidentes.

Como hemso comentado en ocasiones anteriores, la garantía por fallecimiento por cualquier causa es la principal cobertura de un seguro de vida. Con ella se garantiza que la compañía aseguradora pagará al beneficiario el capital asegurado, sin importar si la causa del deceso es una enfermedad o un accidente.

No obstante, ese capital puede ser doble o triple en algunos casos concretos, si se contrata la garantía correspondiente.

Seguro de vida con doble capital

Haciendo referencia a las coberturas por fallecimiento e invalidez, con doble capital, si se produjesen por un accidente, el capital que recibiría el beneficiario sería doble. Uno porque contaba con la cobertura de fallecimiento o invalidez por cualquier causa y otro porque también tenía aseguradas esas coberturas, concretamente por accidente.

Póliza de vida con triple capital

Cuando se contrata el triple capital, se va un paso más allá del doble, siendo más concreto al referirse a una indemnización por accidente de tráfico. Es decir, este da la posibilidad de cobrar el capital asegurado por fallecimiento o invalidez por tercera vez:

  • Una porque en el seguro de vida, el capital cubre las coberturas de fallecimiento o invalidez.
  • El segundo cobro es porque está asegurado el fallecimiento o invalidez por accidente.
  • El tercero es porque se cubre que dicho accidente sea de circulación.

En definitiva, con estas garantías adicionales, se puede recibir más dinero del que se tenía pautado en el capital asegurado. El doble, en caso de que el deceso o la invalidez del asegurado sean por causa accidental y el triple cuando los accidentes son en carretera.

¿Por qué contratar un seguro de vida con doble o triple capital?

Para una persona cuyo aporte económico es el sustento de una familia, un seguro de vida y su capital asegurado es sinónimo de tranquilidad, al menos en lo que la cuestión financiera respecta. Las pólizas de vida ofrecen ciertas garantías complementarias que es posible contratar y una de ellas es el capital doble o triple.

La cuestión es, ¿debes valorar la posibilidad de contratar un seguro de vida con doble o triple capital? Para responder a ello, lo ideal es que tengas en cuenta, primero, tus circunstancias personales.

Como se ha explicado, el doble o triple capital está vinculado a los accidentes. Nadie está exento de ellos, con lo cual, para todo el mundo es una posibilidad a sopesar. Además de esto, hay que tener en cuenta ciertos datos. Por ejemplo, aunque la esperanza de vida en España es elevada, la segunda causa de fallecimiento entre las personas menores de 55 años son los accidentes.

Según datos de la DGT, en el año 2022 fueron 1.042 los siniestros mortales que se produjeron en las carreteras españolas. Estos supusieron el fallecimiento de 1.145 personas y que otras 4.008 resultaran heridas de gravedad.


El seguro de vida con capital doble o triple está pensado en proteger a los más jóvenes frente a accidentes. Si, además, eres una persona que pasa mucho tiempo en la carretera, recuerda que tus beneficiarios recibirían el triple capital asegurado como indemnización por accidente de tráfico.

Ejemplo: seguro de vida con capital básico frente a capital doble o triple

Supongamos que una persona contrata un seguro de vida con capital asegurado de 150.000 euros por fallecimiento o invalidez. Dicha persona tiene un accidente de circulación y fallece.

  • Con una póliza de vida tradicional, el beneficiario del seguro cobraría 150.000 euros.
  • Si tuviera contratado el seguro de vida con doble capital, el beneficiario cobraría 300.000 euros.
  • En caso de que el capital contratado la póliza de vida fuese triple, el beneficiario recibiría 450.000 euros, al convertirse de manera concreta en una indemnización por accidente de tráfico.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que esto incrmentará bastante el precio de la prima. Calcula aquí tu prima con Life5.

Paso 1> Paso 2>Tu precio

Fecha de Nacimiento

Capital de cobertura

Aconsejamos 8 veces tu salario anual

¿Qué quieres proteger?

¿Por qué hacemos esta pregunta?

¿Debería contratar siempre doble o triple capital?

En un seguro de vida riesgo, el capital asegurado llegará a manos del beneficiario en caso de fallecimiento o al asegurado por invalidez. Es decir, eso incluye los accidentes.

  • Esto significa que con una póliza de vida contratada, siempre va a haber indemnización (si se cumplen las condiciones del contrato).
  • El doble y triple capital son garantías adicionales que, de contratarlas, suponen un extra económico en caso de que el fallecimiento o la invalidez se produzcan por motivo accidental.
  • Al ser adicionales, su contratación es completamente voluntaria, implicando un incremento de la prima del seguro.

Por lo tanto, si te preguntas si es 100% necesario contratar el doble o triple capital en un seguro de vida, no, no lo es. Si no se contratan, no se elimina el obtener el capital asegurado en forma de indemnización. Sin embargo, como mencionábamos anteriormente, lo que habría que estudiar para tomar esta decisión son las circunstancias personales de cada uno y cuánta tranquilidad desea tener.

Qué considerar para contratar un seguro de vida con doble o triple capital

Esta es una valoración completamente subjetiva que depende de varios factores:

  • Los riesgos a los que la persona se encuentre expuesta a diario, incluyendo el tiempo que pasa conduciendo. Está claro que no es la misma situación la de una persona que trabaja en una oficina, que la de un taxista. Si por motivos laborales, pasas mucho tiempo en carretera, el doble o triple capital en tu seguro de vida puede ser muy adecuado.
  • Las circunstancias familiares. Si se está en un momento vital en el que la necesidad económica de la familia es muy alta (pago de una hipoteca, otros préstamos, deudas, hijos en edad escolar o universitaria, etc.), cuanta mayor tranquilidad aportada por el capital asegurado, mejor.
  • El pago de la prima de seguro. Tal y como se ha dicho, al contratar el doble o triple capital en la póliza de vida, el incremento de las primas es notable. Eso no significa que se pague el doble o triple por la prima frente a un seguro de vida tradicional, como se puede llegar a pensar, pero sí que aumenta la cuota. Por ello, habrá que considerar también si esta es asumible y esto es proporcionado con el riesgo.

Aun valorando todo ello, es cierto que en muchos de casos puede resultar rentable contratar un seguro de vida con capital doble o triple ya que la mayoría de las personas estamos expuestas a más riesgos de los que en realidad valoramos. El precio puede subir demasiado.

Calcular mi precio con oferta Calcular mi precio con oferta