Hipoteca para reformar una vivienda

prestamo hipoteca para reforma de vivienda

Las reformas pueden agregar valor y comodidad a nuestra casa. Sin embargo, dependiendo de su magnitud, pueden suponernos un coste económico elevado que no podemos afrontar con nuestros ahorros. Ante esta situación, existen varias posibilidades. Por ejemplo, ¿sabías que se puede pedir una hipoteca para reformar una vivienda? Te damos los detalles.

Hipoteca: otras finalidades

El fin más común al pedir una hipoteca es adquirir una vivienda. No obstante, hay entidades financieras que conceden hipotecas con otras finalidades. Entre esos objetivos se pueden encontrar:

  • La autoconstrucción de tu propia vivienda unifamiliar.
  • Adquisición de un local comercial.
  • Financiación para el pago de tributos.
  • Conseguir crédito para empezar o finalizar los estudios.
  • Una hipoteca para reformar tu casa.

Como ves, una hipoteca ofrece opciones de financiación para diferentes proyectos, sin tener que depender únicamente de tus ahorros.

Pedir una hipoteca para reformar una vivienda: ¿es posible?

Sí, como hemos señalado, es posible pedir un préstamo hipotecario para reformar nuestro hogar. Eso sí, antes de solicitar una hipoteca para reformar tu vivienda, es esencial que conozcas las diferentes opciones de financiación disponibles.

Esto es así porque algunos bancos ofrecen préstamos específicos para renovaciones, mientras que otros pueden permitirte agregar el costo de las reformas a tu hipoteca actual.

Si deseas realizar cambios estructurales en tu hogar, como ampliar un dormitorio, puedes hipotecar tu casa si esta está libre de cargas, es decir, no está hipotecada en sí misma, y emplear ese dinero para financiar las obras que quieras hacer.

Normalmente, el importe mínimo que se suele conseguir es de 30.000 euros, siendo el máximo, por lo general, un equivalente al 50%-60% del valor de tasación de la vivienda.

Esa hipoteca para la reforma de tu hogar suele tener un plazo de devolución de unos 20 años y su interés suele estar por encima del 3%. Es un interés un poco más alto que el de las hipotecas para compra, pero está por debajo del de los préstamos personales.

Ampliar mi hipoteca para reforma la vivienda

Otra opción disponible es la de ampliar la hipoteca para la reforma de la vivienda. Es decir, puedes aumentar el capital de tu préstamo hipotecario y destinar el dinero para pagar las modificaciones y mejoras de tu casa.

Además, dentro de esta modalidad existe la posibilidad de ampliar el plazo de pago de la hipoteca para que las cuotas no suban mucho, ajustando el importe de las mensualidades.

Eso sí, existen ciertos límites. Uno de ellos es que el importe de ampliación no puede superar, al sumar el pendiente por pagar, el 80% del valor de la vivienda. Asimismo, el plazo de devolución total no puede superar los 30 años.


Respecto al tipo de interés, puede ser el que ya tiene tu hipoteca u otro diferente, bien sea mayor o menor, dependiendo de lo que negocies con el banco.

Hipoteca para la compra y la reforma de una vivienda

Además de pedir el préstamo hipotecario o de ampliar la hipoteca para la reforma de vivienda, existe una tercera posibilidad a barajar antes de tener tu propio hogar. Esta consiste solicitar una hipoteca con el fin de comprar una casa y reformarla posteriormente.

Sin embargo, este tipo de préstamo hipotecario es más complicado de conseguir, ya que necesitarás tener mucho más dinero para la entrada y los bancos rara vez ofrecen más del 80% del valor de compra o tasación de la vivienda.

Aun así, si tienes un perfil financiero óptimo, podrías negociar que te concedan una hipoteca que cubra la mayor parte de la compra y la reforma de la casa a la vez.

En caso de encontrar una financiera que apruebe esta opción, lo máximo que suelen prestar es el 80% de lo que cuesta la vivienda, más un 80% del precio de la reforma, aunque lo normal es que esos porcentajes sean inferiores.

En estas circunstancias, el plazo de pago suele ser de unos 30 años, con un interés que supera el 4%, generalmente. Lo positivo de esta opción, si te la conceden, es que podrás abonar la compra y la reforma a través de una única cuota mensual.

Cómo pedir una hipoteca para reformar mi primera vivienda

El préstamo hipotecario para reforma no suele ser habitual en las carteras de productos que ofrecen los bancos y demás empresas financieras. De hecho, salvo Banco Santander, pocas entidades más ofrecen una hipoteca para la reforma de vivienda en la actualidad.

Aun así, si te preguntas cómo pedir una hipoteca para reformar tu primera vivienda u otra, debes saber que los requisitos para poder acceder a ella son, generalmente, los mismos que cuando se solicita una hipoteca para la adquisición de tu hogar.

Requisitos generales

En ese aspecto, aunque cada entidad establece sus propios criterios, estas son las condiciones que más se repiten a la hora de pedir una hipoteca para reformar la casa:

  • Tener pagada la vivienda que se va a reformar.
  • Contar con un trabajo estable, con antigüedad.
  • Ingresos fijos.
  • No estar ni haber estado incluido en una lista de morosidad.
  • Que el porcentaje de endeudamiento no supere el 35% de los ingresos.
  • Aportar la documentación que se solicite.

Documentos habituales que debes aportar

Normalmente, los documentos más habituales que se deben presentar para gestionar una hipoteca para reforma son:

  • Documento de identificación: DNI, NIE o pasaporte.
  • Vida laboral actualizada.
  • Última declaración del IRPF.
  • Resumen de los últimos movimientos bancarios.
  • Escrituras de otros bienes.
  • Recibos de otros préstamos.
  • En caso de ser una persona asalariada, el contrato laboral y las últimas nóminas.
  • Si se es autónomo, los pagos trimestrales del IVA de los últimos 12 meses, la declaración anual del IVA y del IRPF, y los últimos recibos de los pagos a la Seguridad Social.

Préstamo personal o hipoteca: qué es mejor para la reforma de una casa

Ya hemos visto que se puede solicitar una hipoteca para financiar reformas de vivienda, pero también se podría pedir un préstamo personal para tal fin.

Un préstamo para reformar la vivienda es un tipo de préstamo personal cuyo objetivo es financiar las mejoras en el hogar. Este préstamo da la posibilidad a los propietarios de las viviendas de tener el dinero necesario para ejecutar proyectos de cambios en su hogar.

Sin embargo, podemos preguntarnos qué es mejor, ¿un préstamo para la reforma de la vivienda o una hipoteca para el mismo objetivo? Habría que comparar varios aspectos:

  • Plazo de devolución y cuota mensual. El plazo para devolver una hipoteca para reformar la vivienda es superior al de un préstamo personal. De media, se estima que el periodo establecido para la devolución de un préstamo hipotecario para reforma es unos 15-20 años. Por su parte, el tiempo para devolver un préstamo personal no suele superar los 10 años. Consecuentemente, la cuota mensual en el caso de la hipoteca es más baja que en el préstamo personal.
  • Tipos de interés. Los tipos de interés de las hipotecas para reformar una casa suelen ser, en general, inferiores a los que ofrece un crédito personal. Esto hace que el coste final de las obras (o el coste total del préstamo) sea inferior.
  • Cuantía para invertir en la reforma. La cantidad de dinero que se consigue a través de una hipoteca para reformar la vivienda es superior a la que da un préstamo personal.
  • Gastos de constitución. Los gastos de constitución de los préstamos personales son más reducidos que las hipotecas.
  • Garantías. El préstamo personal puede ser sin garantías, es decir, un tipo de financiación que no se vincula a un bien concreto, sino que se concede en función de la solvencia de quien lo solicita. En cambio, la hipoteca para reforma sí está vinculada a un bien, concretamente a la propia vivienda, siendo esta su garantía.

Teniendo en cuenta esto, ¿cuál es la mejor opción? La elección dependerá del análisis de los puntos expuestos y de lo que necesite el solicitante.

  • Por ejemplo, en caso de querer hacer frente a una obra de gran envergadura que requiera mucha financiación a largo plazo, la hipoteca para la reforma de la vivienda puede ser la mejor elección.
  • Por el contrario, si se trata de una reforma pequeña y se cuenta con capacidad de ahorro para afrontar una cuota más elevada al mes, el préstamo para reformar puede ser buena opción.

Si pido un préstamo para reformas, ¿tengo que justificarlo?

Un préstamo para reforma de la vivienda se concede basándose en la solvencia del solicitante, sus ingresos, así como en su historial crediticio.

Este tipo de préstamo puede ofrecer varios beneficios, siendo el primero y más importante ayudar a los propietarios de las casas a financiar proyectos de mejora en las mismas que de otra forma no podrían permitirse.

Teniendo en cuenta esto cabe preguntarnos si hay que justificar un préstamo para reformas. La respuesta es sí, si pido un préstamo para reformas, tengo que justificarlo.

Al pedir este tipo de financiación es necesario presentar un presupuesto detallado de los trabajos que se van a llevar a cabo y justificar el destino de los fondos que se solicitan.


Esto implica demostrar que se usará el dinero para financiar los trabajos de reforma especificados en el presupuesto y no para otros gastos no relacionados con esas obras.

Con ello, la entidad financiera se asegura de que el dinero que concederá se utilizará realmente para la finalidad que se otorga.

Calcular mi precio con oferta Calcular mi precio con oferta