¿Cuál es la edad máxima para pedir una hipoteca?

edad máxima hipoteca

¿La edad es un factor relevante a la hora de solicitar una hipoteca? Lo cierto es que sí. Junto con otras variables, la edad es un elemento clave que las entidades bancarias tienen en cuenta a la hora de solicitar una hipoteca.

Así que, si estás planteándote la posibilidad de comprar una vivienda y quieres saber cuál es la edad máxima para pedir una hipoteca al banco, te invitamos a descubrirlo en este post.

¿Por qué es importante la edad para pedir una hipoteca?

Aunque no existe ninguna regulación sobre la edad máxima para pedir una hipoteca, los bancos y otras entidades financieras suelen concretar un límite de edad. Y este queda marcado en sus políticas de riesgo.

El hecho de que la edad del solicitante sea un factor relevante a la hora de pedir este tipo de préstamos viene dado de la posibilidad progresiva de impago a medida que se cumplen años.

Por esa razón, cada banco establece una edad límite para el solicitante de una hipoteca.

¿Hasta qué edad te dan una hipoteca?

Por mucho que los bancos quieran concretar un perfil idóneo para la concesión de las hipotecas, la realidad es que son demasiadas las personas que buscan este tipo de préstamos y con características muy diversas.

Como ya se ha mencionado, las entidades financieras establecen ciertos requisitos para conceder hipotecas y entre ellos está la edad. Entonces, ¿cuál es la edad máxima para pedir la hipoteca?

Cada banco puede establecer la misma dentro de su política de riesgo, por lo que puede variar de uno a otro. No obstante, lo normal es que el máximo se fije en 75 años. Pero ojo, hay que entender bien a qué se refieren con ese máximo, pues puede dar lugar a confusión.

Que las entidades bancarias establezcan los 75 años como edad máxima para solicitar una hipoteca no significa que una persona que haya cumplido esa edad pueda ir al banco y pedirla. Lo que significa es que se concede una hipoteca a determinada persona, pero serán 75 años los que tenga el solicitante, como máximo, en el momento de su vencimiento.

Es decir, lo que realmente establece el banco es la edad máxima a la que una persona debe haber devuelto su préstamo hipotecario.

Aclarado este asunto, es normal que entonces surja otra duda: ¿cuál es la edad máxima ideal para pedir una hipoteca?

¿A qué edad es mejor pedir una hipoteca?

Dado que son varios los factores a cumplir a la hora de que te concedan un préstamo hipotecario, cada persona puede pensar que la edad ideal para solicitarlo es el momento en el que está capacitada para cumplir todos esos requisitos.

Sin embargo, puede ser que para el banco no sea así. Por ello, veamos, por rangos de edad, cuál es el mejor momento para pedir una hipoteca según los bancos.

Entre 25 y 35 años

Normalmente, para las entidades financieras, los clientes que tienen entre 25 y 35 años no son sus solicitantes “favoritos”, ya que representan cierto riesgo. Esto viene dado por diferentes razones:

A esa edad todavía muchas personas no están consolidadas mercado laboral. Pueden no tener un trabajo estable o sí tenerlo, pero con poca antigüedad. Estos motivos pueden hacer que en algún momento tengan dificultades para pagar su hipoteca.

Aunque se puede [pedir una hipoteca sin ahorros(https://life5.es/blog/educacion-financiera/pedir-hipoteca-sin-ahorros/), en la mayoría de los casos es fundamental contar con ahorros suficientes, los cuales pueden rondar el 30% del precio de la vivienda (un 20% para la entrada, un 10% para los gastos adicionales del inicio). De ahí que los bancos solo suelen financiar el 80% del precio del inmueble.

Con esta edad, al haber iniciado hace relativamente poco la carrera profesional, suele ser difícil contar con ese dinero. Aun así, existe posibilidad de pedir una hipoteca 100 o acceder a los avales ICO del gobierno.

A pesar de estos puntos negativos, también es cierto que los bancos pueden valorar estos perfiles de forma positiva, ya que permiten un plazo de amortización más elevado**, que podría llegar a los 40 años.

Entre los 35 y los 45 años

Sin duda, este es el perfil ideal de solicitantes para los bancos. Así que digamos que si queremos responder a cuál es la edad máxima para pedir una hipoteca, se puede decir que lo mejor es hacerlo entre los 35 y los 45 años.

Según las entidades financieras, con esta edad, la mayoría de los usuarios ya reúnen mejor los requisitos para la concesión del crédito hipotecario: A partir de los 35 años, es más común que los clientes ya cuenten con un buen colchón ahorrado para abonar los costes iniciales de la adquisición de una vivienda.

Con esta edad la estabilidad laboral y económica ya está más presente, lo que posibilita hacer frente a las cuotas mensuales sin problemas.

Aún son jóvenes para que el plazo de la devolución sea largo, con cuotas más bajas.

Más de 45 años

A partir de esta edad, las dificultades para pedir una hipoteca suelen ser mayores.

Como decíamos antes respondiendo hasta qué edad te dan una hipoteca, de forma general las entidades bancarias establecen el límite de tener 75 años como máximo en el momento de finalizar el pago del préstamo.

Eso supone que el periodo de amortización será mucho menor, con cuotas más altas y, por tanto, menos posibilidades de concesión.

¿Hay hipotecas para mayores de 60 años?

Dado que la edad máxima que ven como ideal los bancos son los 45 años para solicitar este tipo de préstamos, ¿qué sucede con los mayores de esa edad? ¿Es posible que los bancos concedan hipotecas para mayores de 60 años?

Puede existir esa posibilidad, lo que hay que tener claro es que considerando el límite de edad para la finalización del préstamo hipotecario, si una persona quiere comprar una casa con 60 años, en principio solo podrá acceder a un plazo de amortización de 15 años. Eso le obligará a pagar unas cuotas muy elevadas cada mes.

¿Qué influye para que un banco acepte hipotecas para mayores de 60 años?

Son diversas las variables que tienen en cuenta las entidades financieras a la hora de conceder una hipotecas para mayores de 60 años.

Capacidad de endeudamiento. La capacidad de asumir la deuda del préstamo sin llegar a arriesgar su posición económica, es uno de los factores a considerar. Muchas entidades presuponen que cuanto mayor sea el cliente, mayor será su capacidad de endeudamiento. El ahorro. Las personas mayores pueden disponer de ahorros con los que pagar un porcentaje de la hipoteca. Extras económicos. Si la persona que solicita la hipoteca ha invertido en un plan de pensiones o en un seguro de renta vitalicia, contará, tras su jubilación, con unos extras económicos que el banco puede valorar positivamente para la concesión de la hipoteca. Los ingresos suelen ser más estables. Los 60 años están cerca de la edad de jubilación. Las pensiones son ingresos que se cobran todos los meses de forma puntual. En ese aspecto, el banco asume menos riesgo que con un trabajador por cuenta ajena, el cual puede perder su empleo en cualquier momento, o un autónomo, que puede tardar en cobrar por su trabajo o que este disminuya.

Aun así, igual que hay bancos que determinan en su política de riesgo ese límite por debajo de los 75 años, estableciéndolo en 70, también los hay que lo amplían hasta los 80 años. Eso supondría ampliar el plazo de devolución de 15 a 20 años.

Por último, y como recomendación, el Banco de España sugiere que el plazo máximo para la devolución de un préstamo hipotecario sea 30 años. Teniendo en cuenta el dato de esta entidad, lo aconsejable sería no pedirlo más allá de los 45 años.

Calcular mi precio con oferta Calcular mi precio con oferta