Contratar un seguro de vida siendo fumador

seguro de vida para fumadores

Contratar un seguro de vida es una decisión importante que puede brindarte tranquilidad y protección financiera para ti y las personas que más quieres en caso de fallecimiento. Sin embargo, si eres fumador, es probable que se te presenten algunos retos adicionales al intentar firmar este tipo de póliza. ¿Es posible contratar un seguro de vida si fumas? Te damos la respuesta.

¿Puedes contratar un seguro de vida si fumas?

La respuesta directa es sí, puedes contratar una póliza de vida siendo fumador. Sin embargo, es importante comprender que el tabaquismo tiene un impacto en las primas del seguro.

La razón es que las aseguradoras consideran que fumar es un comportamiento de alto riesgo para la salud, ya que este hábito aumenta significativamente el peligro de padecer enfermedades graves como:

  • Cáncer.
  • Patologías cardíacas.
  • Enfermedades respiratorias, como EPOC.
  • Hipertensión.

Por lo tanto, es probable que el precio a pagar sea considerablemente más alto que el de los no fumadores.

¿Se pregunta en el cuestionario de salud si eres fumador?

Al solicitar un seguro de vida es bastante habitual que te pregunten si eres fumador en el cuestionario médico. Esta pregunta se hace porque, como hemos mencionado, el hábito de fumar puede tener un gran impacto negativo en la salud y, por tanto, en el riesgo que representa para la compañía aseguradora.

La información que proporcionas sobre el tabaquismo ayuda a la aseguradora a evaluar de forma adecuada el nivel de riesgo vinculado a ti como solicitante de la póliza. Para ello, las compañías valoran dicho riesgo en función de diversos factores. Por ejemplo:

  • La duración de este hábito.
  • La cantidad de cigarros que fumas al día.
  • Tu salud general. Podría ser posible que las personas fumadoras tengan que someterse a exámenes médicos adicionales para determinar con mayor concreción su estado de salud.

En cuanto a los formatos, más allá de tener en cuenta el tabaco de fumar, las aseguradoras pueden establecer diferentes consideraciones según la forma de consumir nicotina. Por ejemplo:

  • Tabaco de mascar: normalmente se tratará como el tabaco fumado.
  • Puros y pipas: las sobreprimas suelen aplicarse igualmente.
  • Chicles y parches de nicotina: su tratamiento puede variar entre compañías, puesto que algunas los igualan a fumar cigarrillos y otras lo denominan como actividad de no fumador.
  • Cigarrillos electrónicos: si este es tu caso, es fundamental especificar que son electrónicos. De no hacerlo, la aseguradora considerará que fumas cigarrillos tradicionales.

Además, las empresas de seguros establecen diferentes parámetros en función de:

  • La cantidad de consumo de nicotina del asegurado, con independencia de su formato.
  • Por otro lado, es habitual que cuanto más tiempo lleve fumando una persona y cuanto mayor sea su consumo de cigarrillos diario, mayor sea el impacto en las primas del seguro de vida.

Cuánto cuesta un seguro de vida para un fumador

Dependiendo de la compañía de seguros y de sus políticas específicas, ser clasificado como fumador puede llegar a influir en mayor o menor medida en el precio que tendrás que pagar por tu póliza de vida.

Los seguros de vida para fumadores suelen suponer primas más altas en comparación con los de los no fumadores, debido al mayor riesgo de padecer enfermedades relacionadas con el tabaquismo y al incremento de posibilidades de muerte prematura.

Es importante destacar que, aunque no es común, algunas compañías de seguros ofrecen pólizas diseñadas específicamente para personas que fuman. Estos seguros de vida para fumadores pueden tender primas más bajas, pero brindan coberturas más limitadas o tienen plazos más cortos. Por ello, es crucial analizar cuidadosamente las coberturas y los términos en todas las alternativas para confirmar que satisfagan tus necesidades.

En cualquiera de los casos, saber exactamente cuánto cuesta un seguro de vida para un fumador es complicado, ya que no hay un precio universal y depende de muchso factores.


Cada compañía de seguros pone sus precios y evalúa los riesgos de cada potencial contratante. Además, hay que tener en cuenta que, de forma general, el valor de una prima variará en función de otros factores básicos, como son la edad, la profesión, el estilo de vida, etc.

Por todas esas razones, lo mejor es que optes por hacer una compartativa de diferentes pólizas para que puedas ver cuál es la que más te conviene.

Paso 1> Paso 2>Tu precio

Fecha de Nacimiento

Capital de cobertura

Aconsejamos 8 veces tu salario anual

¿Qué quieres proteger?

¿Por qué hacemos esta pregunta?

Mentir en el seguro de vida si fumas

Ya sabes que al contratar un seguro de vida la empresa aseguradora pregunta si eres fumador y, por lo tanto, es importante ser honesto al responder a esta pregunta durante el proceso de solicitud de tu póliza. Al proporcionar información precisa sobre tu historial de tabaquismo, la compañía puede garantizar que recibas una cotización precisa y que tu póliza refleje tu nivel de riesgo adecuado.

Además, ocultar o minimizar el hábito de fumar puede tener consecuencias negativas. Si realizas una falsa declaración y falleces a causa de una complicación derivada del hábito de fumar, existe la posibilidad de que se invalide la póliza y se niegue la indemnización a los beneficiarios.

Aunque hay compañías en las que se puede contratar un seguro de vida sin cuestionario médico, como Life5, ten en cuenta que existen análisis de sangre y orina que pueden detectar la nicotina en el organismo de las personas. Así que mentir no es recomendable a la hora de rellenar el cuestionario de salud de tu seguro.

Actualizar seguro de vida después de dejar de fumar

Como sucede en los seguros de salud, también es posible actualizar el seguro de vida después de dejar de fumar. Al menos, existe esa posibilidad en muchas aseguradoras.

De forma general, una persona que deja de fumar, puede declararse como “no fumador”, transcurridos 12 meses desde el cese de este hábito. Eso significa que, en caso de que tu aseguradora contemple esta posibilidad, cambiar tu seguro de vida después de fumar no se hará de un día para otro.

La mayoría de las compañías interpretan como fumador a quien haya fumado el año anterior. Por lo tanto, para actualizar la póliza, habría que esperar como mínimo 2 años en esos casos. Hay otras entidades que solicitan una espera de limpieza de nicotina del organismo de hasta 5 años, la cual se debe ir evaluando con exámenes médicos.

Las compañías aseguradoras suelen llevar a cabo análisis de orina, sangre o cabello, que son capaces de detectar rastros de nicotina en las personas de entre 15 y 20 días.


Sin embargo, si la compañía de seguros requiere un análisis más completo, existen pruebas de nicotina que permiten detectar hasta el más mínimo rastro de esa sustancia en el torrente sanguíneo. Por ejemplo, una prueba de folículo piloso es muy precisa, ya que puede hallar restos de nicotina de hasta 90 días.

En el caso de Life5, no se requeriran exámenes médicos.

Pasos para cambiar mi seguro de vida después de fumar

Los pasos básicos para actualizar tu seguro de vida después de dejar de fumar, serían:

  1. Comunicar ese cambio a tu aseguradora. Una vez que hayas dejado el tabaco, comunica este cambio a tu compañía de seguros. Puedes hacerlo contactando a tu agente de seguros o directamente a la aseguradora. Proporciona detalles sobre cuándo dejaste de fumar y cualquier otra información relevante.
  2. Solicitar una revisión de la póliza. Después de informar a la aseguradora sobre tu nuevo estado de no fumador, esta te recordará sus políticas y cuánto tiempo debe pasar hasta que se pueda hacer efectivo el cambio, así como los procedimientos a seguir. La compañía de seguros puede pedirte que te sometas a un examen médico para verificar tu estado de salud actual. Cuando se cumplan los requisitos, podrás solicitar la corrección de tu póliza.
  3. Reevaluar de las primas. Una vez que la aseguradora haya revisado tu situación y confirmado que has dejado de fumar, es posible que te ofrezcan tarifas más bajas en tus primas de seguro de vida.
  4. Renegociar la póliza. Dependiendo de la política de la aseguradora, es posible que también puedas renegociar los términos de tu póliza de seguro de vida después de dejar de fumar. Esto podría incluir ajustes en la cuantía de la cobertura, beneficios adicionales o las condiciones de pago.
  5. Considerar una póliza nueva. En algunos casos, puede ser más beneficioso cancelar tu póliza actual y cambiar de compañía de seguros después de dejar de fumar, especialmente si tu entidad no ofrece tarifas más bajas en tus primas actuales. Sin embargo, ten en cuenta que cancelar una póliza existente puede tener implicaciones, así que asegúrate de discutir tus opciones con un agente de seguros o un asesor financiero antes de tomar una decisión.

Ahora ya sabes que puedes contratar un seguro de vida si fumas, pero también lo que ello puede suponer a nivel económico, especialmente, al implicar el pago de una prima más alta. Sin embargo, esta consecuencia es menor que la que podría provocar una ocultación de tu hábito.

Así que, en conclusión, nunca mientas al contratar un seguro de vida, aunque te suba el precio. La mejor opción para tu salud y tu bolsillo será plantearte dejar de fumar.

Calcular mi precio con oferta Calcular mi precio con oferta