5 requisitos al contratar un seguro de vida

requisitos para contratar un seguro de vida

Quizás te estés planteando contratar un seguro de vida riesgo por las garantías que este ofrece. Pero, ¿esta contratación está al alcance de todas las personas o solo de aquellas que cumplen ciertas condiciones? Aunque en España no resulta un proceso muy complicado, quienes quieran formalizar una póliza de este tipo tienen que cumplir una serie de requisitos.

Beneficios de las pólizas de vida

Que ante un fallecimiento o accidente que incapacite, las personas que amamos queden sin sustento o medio de vida, es algo que preocupa y mucho. Por esa razón, cada vez son más las personas que optan por un seguro de vida para contar con cierta protección frente a estos posibles hechos. Debes pensar en tus necesidades y en las de los familiares u otros seres queridos que vayan a ser beneficiarios del mismo. 

Los seguros de vida se encuentran entre las pólizas más contratadas en nuestro país y con un mayor índice de incremento por año.

La tranquilidad que ofrece, la protección ante imprevistos, la seguridad que aporta a la familia, así como los beneficios fiscales que tiene (por ejemplo, en algunos casos te puedes deducir el seguro de vida en la declaración de la Renta), lo hacen uno de los seguros más interesantes.

Requisitos necesarios al contratar un seguro de vida riesgo

Aunque hay requisitos para contratar un seguro de vida en España, estos no son excesivos. Además, es muy probable que estos varíen en pequeña medida de una compañía a otra:

Ser mayor de edad y no superar la edad máxima

Tal y como viene establecido en la Ley de Contrato de Seguro, uno de los principales factores que hacen variar el precio del seguro de vida y que permiten a una persona contratar este tipo de pólizas es la edad. Aquí podemos diferenciar:

  • Edad mínima: Hay que ser mayor de edad para poder contratar el seguro de vida. Aun así, hay casos excepcionales en los que los menores de edad, si son mayores de 14 años, pueden ser los asegurados, siempre y cuando su tutor legal dé conformidad y el tomador del mismo no sea ese menor de edad.
  • Edad máxima: Dependerá de lo que imponga la compañía de seguros, aunque dicha edad suele ser 65 años. En el caso de las nuevas compañías como Life5 que tratan de adaptarse al mercado actual, la edad máxima para la suscripción de este tipo de pólizas es de 74 años con posibilidad de renovar hasta los 80.

Es importante tener en cuenta que esta edad puede variar según las garantías y servicios que se escojan. Por ejemplo, en caso de contratar un seguro de fallecimiento e IPA, es posible que la segunda no pueda renovarse en los últimos años del seguro.

Calcula tu seguro de vida en segundos

Paso 1> Paso 2>Tu precio

Fecha de Nacimiento

Capital de cobertura

Aconsejamos 8 veces tu salario anual

¿Qué quieres proteger?

¿Por qué hacemos esta pregunta?

Residencia en el país donde se contrata la póliza

Por supuesto, deberás aportar cierta información personal más allá de tu nombre, edad, sexo, dirección o teléfono.  

  • Es necesario demostrar que el país de residencia del asegurado es el mismo donde se va a firmar la póliza. Uno de los requisitos para contratar un seguro de vida es que la residencia fiscal del mismo se encuentre en España. En caso de ser extranjero, la persona debe haber vivido 6 meses como mínimo en este país y poder probarlo.
  • También deberás hablar sobre tu profesión, ya que esta es relevante en la contratación de los seguros de vida. Esto es así porque existen profesiones consideradas de alto riesgo frente a los seguros de vida, como la de piloto o bombero. Debido a ello, muchas aseguradoras no permiten la contratación de los mismos a estas personas, o al menos no con una póliza de vida estándar.

Responder a un cuestionario de salud o pasar exámenes médicos

Es bastante probable que la aseguradora someta al potencial asegurado a una evaluación médica que será necesaria aprobar para poder proceder a la contratación. 

Dicha evaluación puede realizarse de forma física o escrita, en forma de cuestionario. Esto es una manera que tienen las aseguradoras de determinar el riesgo que corren al asegurar a esa persona, evaluando su estado de salud y sus posibilidades de fallecimiento prematuro.


Este requisito viene recogido en la Ley de Contrato de Seguro y se le llama “cuestionario de salud”. En él van incluidas algunas preguntas sobre enfermedades, dolencias, operaciones, malos hábitos o estilo de vida.

La información recogida en este cuestionario es, en parte, lo que determina si la aseguradora te concede la posibilidad de contratar el seguro de vida, así como la prima del seguro, la cual se encarece a medida que el riesgo de fallecimiento incrementa. 

Hay diferentes opciones:

  • Una revisión médica quizás más profunda también puede ser requerida en seguros de vida con un capital superior a los 100.000 euros, así como para personas que sean mayores de 58 años o con problemas de salud crónicos.
  • Pruebas médicas pertinentes en caso de que sean solicitadas (puede pedirse un análisis de sangre, de orina, el peso y la altura)
  • Informes previos de tu médico
  • Responder al cuestionario de salud de la compañía.

Veracidad y legitimidad de las respuestas e informes

En lo que respecta a la contestación del cuestionario de salud, es fundamental que se respondan a todas las preguntas de manera veraz.

Si se demuestra algún error o mentira en las respuestas, la aseguradora se reserva el derecho de no pagar la indemnización. 

Además, la motivación para contratar un seguro de vida no debe ser fraudulenta, pues si se encuentran indicios de contratación poco legítima, la compañía aseguradora podrá no pagar la indemnización ni devolver el dinero pagado. Esto se considera dolo o estafa

Determinar el capital asegurado que reciben los beneficiarios

Otro de los requisitos para contratar un seguro de vida es elegir el capital que se desea asegurar. Dicho capital será la cantidad con la que el beneficiario del seguro será indemnizado en caso del fallecimiento del asegurado, o la cantidad que cobrará dicho asegurado si sufre una invalidez.

Cuanto mayor sea la cantidad asegurada, más alta será la prima del seguro. Por ello, también se deberá incluir alguna prueba que determine que el tomador es una persona confiable en relación con los pagos.

Declarar beneficiarios

Otro de los requisitos es proporcionar información básica sobre los beneficiarios en caso de fallecimiento. Por ejemplo, nombre y documentación para demostrar vinculación con el asegurado.

Es importante que los beneficiarios de un seguro de vida tengan conocimiento de ello, aunque existe la posibilidad de que obtengan esa información tras el fallecimiento del asegurado.

Para eso existe el Registro de contratos de seguros de cobertura de fallecimiento. Este es un registro público que tiene como fin aportar la información necesaria a los interesados para saber si una persona fallecida tenía contratado un seguro de vida, así como la entidad con la que firmó la póliza.

De esa manera, los interesados podrían dirigirse a la misma para constatar si figuran como beneficiarios. Por esta razón es tan relevante que se tengan los datos de los mismos.

Aun así, aunque no es habitual, puede suceder que no se nombre a ningún beneficiario. En esos casos, según la Ley del Contrato del Seguro, el capital lo cobrarían, por orden de prioridad, los descendientes, ascendientes, cónyuge o hermanos de la persona asegurada.

Documentación a entregar y trámites

Además de los requisitos mencionados, como es lógico, hay que entregar cierta documentación para contratar una póliza de vida.

  • Entre esa documentación estará la fotocopia del DNI.
  • Los informes médicos que sean solicitados por la compañía (en caso de tener que enviarlos).
  • Los resultados de la revisión (si se pide) se plasmarán en un documento que se tendrá que entregar a la aseguradora, aunque en ocasiones es el propio centro médico quien lo envía.

La aseguradora también tendrá que hacer entrega de cierta documentación tras comprobarse que se cumplen todos los requisitos. La entidad aportará al asegurado la póliza con las condiciones, las coberturas, las exclusiones, así como las obligaciones por ambas partes.

Es importante que el asegurado y el tomador (si no son la misma persona), lean atentamente la nota legal y la póliza para asegurarse de que están al tanto de todos los detalles del seguro.

La forma de pago

El tomador del seguro debe determinar cómo se quieren pagar las cuotas del seguro (la prima). Puede ser de manera mensual, trimestral o anual.

Es habitual que el pago anual conlleve algún tipo de descuento, pero eso dependerá de las condiciones que ofrezca la aseguradora. El pagar la prima del seguro es una de las obligaciones del tomador.

¿Cuándo no puedo contratar un seguro de vida?

Haciendo un recorrido por los requisitos para la contratación de este tipo de seguros, se podría extraer un resumen de las personas que no pueden acceder a un seguro de vida. Estas serían:

  • Las personas mayores de la edad marcada como máxima. Aunque algunas compañías permiten a personas de hasta 74 años , la mayoría de aseguradoras no asumen tanto riesgo.
  • Los menores de edad, salvo en excepciones a partir de los 14 años y siempre que el tomador sea otra persona.
  • Las personas incapacitadas legalmente. Es decir, aquellas a las que se les ha privado, de manera legal, de sus facultades para actuar por sí mismos.
  • Personas con enfermedades muy graves o crónicas a la hora de contratar el seguro.
  • Las personas que no sean residentes en España. Independientemente de si cuentan o no con la nacionalidad española, se debe tener residencia fiscal en nuestro país, con un mínimo de 6 meses.
  • Personas con profesiones de muy alto riesgo. Las pólizas generales no suelen cubrir a algunos profesionales como acróbatas, buzos, pilotos, bomberos, etc. Sin embargo, muchas entidades ofrecen otras opciones que atienden a las características concretas de esos puestos de trabajo, suelen tener una prima más alta o no cubrir su actividad laboral pero si otras circustancias.

De hecho, en general, pese a haber ciertos requisitos y exclusiones, en el mercado de los seguros se pueden encontrar alternativas muy válidas para aquellas personas que no pueden contratar un seguro .

Calcular mi precio con oferta Calcular mi precio con oferta